Buscar en este blog

martes, 17 de septiembre de 2019

Sistemas antiaéreos rusos S-300 y S-400 repelen un 'ataque' durante unos ejercicios militares (VIDEO)

En total, se interceptaron más de 80 objetivos aéreos, incluidos drones, misiles balísticos y de crucero.



Las tropas de Defensa Antiaérea rusa han repelido un 'ataque' de un enemigo simulado durante un entrenamiento en la región de Astracán, en el suroeste del país, realizado en el marco de los ejercicios militares Tsentr–2019.

En las maniobras participaron sistemas de defensa antiaérea S-300 Favorit, S-400 Triumf y Pántsir-S, mientras que cazas MiG-31, Su-27 y Su-35S proporcionaron apoyo de fuego en el aire.

En total se interceptaron más de 80 objetivos aéreos, incluidos drones de ataque, misiles balísticos y de crucero. Asimismo, los militares ensayaron la defensa de instalaciones de importancia estratégica.

Tsentr–2019 es una serie de ejercicios militares que se desarrollan esta semana en varias regiones de Rusia, en su mayoría céntricas, así como en campos de entrenamiento de algunos socios extranjeros.

Según el Ministerio de Defensa de Rusia, cerca de 130.000 personas, más de 20.000 unidades de equipo militar y armas y alrededor de 600 aviones participarán en las maniobras, a las que han sido invitadas unidades de China, Pakistán, India, Kirguistán, Kazajistán, Tayikistán y Uzbekistán.

EE.UU. y socios de la OEA activan el mecanismo de defensa interamericano contra Venezuela: ¿qué implica la decisión?

El Departamento de Estado de EE.UU. confirmó la noticia en un comunicado difundido este martes.

El Gobierno estadounidense y sus socios en la Organización de Estados Americanos (OEA) activaron el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) que "facilita más acciones colectivas" contra Venezuela.

"Esperamos reunirnos con socios regionales para discutir las opciones económicas y políticas multilaterales que podemos emplear para la amenaza a la seguridad de la región que representa (Nicolás) Maduro", se lee en el comunicado difundido este martes por el Departamento de Estado estadounidense. 

El detonante de esta decisión, según Washington, fue el diálogo iniciado por el presidente Maduro con un sector de la oposición venezolana, al que la Casa Blanca califica como un "pequeño grupo marginal de políticos".

El lunes pasado, el Gobierno y un sector de la oposición moderada firmaron un acuerdo en el que, entre otras decisiones, se comprometían a incorporar a la bancada chavista al seno de la Asamblea Nacional (AN).

Según EE.UU., ese grupo que firmó el acuerdo con el Gobierno ha "tergiversado" a la "oposición democrática", que para la Casa Blanca está representada por el diputado Juan Guaidó, quien se autoproclamó en enero pasado como "presidente encargado" de Venezuela.

"Estados Unidos continúa apoyando a Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional y el legítimo presidente interino de Venezuela. Cualquier negociación seria debe ser entre el antiguo régimen y el presidente interino Guaidó", refiere Washington en el comunicado, emitido horas después de dictar nuevas sanciones contra 16 empresas y tres particulares, supuestamente vinculadas al gobierno venezolano.

¿Qué implica el TIAR?

Entre las medidas que contempla el tratado para sancionar al país se encuentran la ruptura de las relaciones diplomáticas, la interrupción parcial o total de las relaciones económicas y comunicaciones, y el empleo de la fuerza armada.

La semana pasada, doce países votaron a favor de la convocatoria del Órgano de Consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR).

El paso siguiente, según el documento fundacional, es una reunión "sin demora", que estaba prevista para la segunda quincena de septiembre, del Órgano de Consulta con la finalidad de examinar las medidas a tomar y "acordar las de carácter colectivo que convenga adoptar" para abordar el tema de la "crisis" en Venezuela, que es considerada como una "amenaza para la región" por los gobiernos que no reconocen a Nicolás Maduro como presidente legítimo de ese país.

¿Por qué Venezuela no reconoce el Tratado?

Venezuela ha rechazado la activación de ese mecanismo, puesto que el país denunció el Tratado en 2013. Meses atrás, en una maniobra considerada "nula" por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ), Guiadó votó una moción en la Asamblea para pedir la reincorporación de Caracas e impulsar la medida coercitiva en el seno de la OEA.

Además, Venezuela hizo efectiva su salida de la OEA en abril de este año. Sin embargo, varios gobiernos del llamado "Grupo de Lima", que no admiten a Maduro como mandatario legítimo, han tratado de desconocer la decisión de Caracas y seguir adelante con los protocolos en el seno del organismo interamericano, reconociendo a Guaidó como interlocutor.

¿Qué alega Venezuela?

Este lunes, el ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino López, manifestó que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) rechaza la "espuria e írrita" aplicación del Tratado con el que "se pretende legalizar una intervención militar" contra Venezuela.

Padrino leyó un comunicado donde se afirma que la convocatoria al Órgano de Consulta del mencionado tratado, aprobada la semana pasada, es una "provocación irracional" cuyo "propósito es el de derrocar al Gobierno" de Maduro.

El gobierno venezolano ha señalado al grupo de países detrás de la activación del órgano de consulta del TIAR de estar "alineados a los intereses de EE.UU.", y reiterado su rechazo a ese tratado, por ser, a juicio de Caracas, un "nefasto instrumento imperial de la historia" del continente.

¿Qué otros países están en contra?

Antes de la votación en la OEA, los representantes de Uruguay, México, Bolivia y Barbados ante el Consejo Permanente rechazaron la aplicación del TIAR.

Uruguay catalogó la convocatoria como "carente de validez jurídica" y criticó el uso del tratado para "encarar temas de política interna". Para Montevideo, la utilización de ese pacto "abriría el camino de la intervención de un Estado por parte de otro".

México, por su parte, calificó como un "retroceso" la convocatoria al tratado, al que llamó "obsoleto", y agregó que no ha habido una "explicación contundente" sobre las razones para considerar su activación. Bolivia manifestó su desacuerdo y abandonó la sesión, mientras que Barbados expresó que "lo peor que le podría pasar" al hemisferio "es una amenaza de intervención".

¿Traerá Donald Trump la paz?

Al cabo de 2 años y medio en el poder, Donald Trump está a punto de imponer sus puntos de vista al Pentágono. Luego de haber puesto fin al proyecto « Sunnistán » del Emirato Islámico, el presidente Trump quiere acabar con la doctrina Rumsfeld / Cebrowski de destrucción de las estructuras de los Estados en los países del Medio Oriente ampliado. En caso de lograrlo, volvería la paz en esa parte del mundo, así como en la Cuenca del Caribe. Pero los pueblos que han sobrevivido al imperialismo militar tendrán dificultades para luchar aún por su soberanía económica.



Hace 2 años y medio Que Estados Unidos APLICA de Forma Paralela DOS ESTRATEGIAS Que se contradicen Entre Si, de Ser: Además de Hecho incompatibles [ 1 ].
Por un Lado, Estados Unidos Trata de Destruir las ESTRUCTURAS Mismas de los Estados en Los Países De vastas regiones geográficas –el Medio Oriente ampliado (o Gran Medio Oriente), desde 2001, y, desde 2018, en la Cuenca del Caribe– aplicando así la doctrina Rumsfeld / Cebrowski [ 2 ], doctrina que cuenta con el respaldo del Departamento de Defensa.
: Al mismo tiempo, Estados Unidos Trata ConTrolar El Mercado Mundial de los a Recursos Energéticos, en Aplicación de la doctrina Trump / Pompeo, Tiene Que el Apoyo de la Casa Blanca, de la CIA y del departamente de Estado [ 3 ]

En este momento, el presidente Donald Trump parece estar a punto de imponer su visión a su propia administración, que sigue estando plagada de funcionarios y militares de las administraciones Bush, hijo y Obama, y ​​anunciando que serán las consecuencias el 23 de septiembre , en la apertura del 73º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU: el regreso a la paz en Afganistán, en Irak, en Libia, en Siria, en Yemen, en Venezuela y en Nicaragua.

Anunciado en 2016, durante la campaña para la elección presidencial que llevó a Trump a la Casa Blanca, el paso de una lógica belicista de conquista a una lógica pacífica pero de hegemonía económica todavía no se ha decidido formalmente en Washington.

Pero incluso cuando se anuncia, ese cambio no puede concretarse de un día para otro. Y, además, tendrá su precio.

En el caso del conflicto principal, el de Siria, se han negociado las bases de un acuerdo entre Estados Unidos, Irán, Rusia y Turquía.
No se modificarán las fronteras de Siria. Tampoco se crearán nuevos Estados –ni el « Sunnistán » del Emirato Islámico (Daesh) [ 4 ], ni el « Kurdistán » del PKK. Pero el país quedará “neutralizado”: ​​las bases militares de Rusia en la costa mediterránea de Siria –establecidas con el consentimiento del gobierno sirio y por lo tanto legales– a la parte de un “equilibrio” creado mediante el mantenimiento de posiciones estadounidenses permanentes –actualmente ilegales ya que no cuentan con el aval del gobierno sirio– en el noreste de Siria.
No habrá oleoductos ni gasoductos qataríes o iraníes a través de Siria. Rusia explotó los hidrocarburos sirios, pero tendrá que asociar Estados Unidos a ese proceso [ 5 ].
La Reconciliación Entre los Sirios recibira el aval de Ginebra Durante la elaboración de Una Nueva Constitución por parte de la ONU Comité representativo de las contradictorio Que participaron en el Conflicto.
Las Empresas estadounidenses tendran Que Participar, directa o indirectamente, en la Reconstrucción de Siria

El proceso preparatorio de este acuerdo solo está comenzando. Hace 2 meses, el Ejército Árabe Sirio fue autorizado para iniciar la liberación de la gobernación de Idlib, ocupada por al-Qaeda [ 6 ]. Estados Unidos contribuyó a la operación siria bombardeando con misiles crucero el cuartel general de al-Qaeda [ 7 ]. Estados Unidos ordenó además a los grupos armados kurdos desmantelar sus fortificaciones en el territorio sirio que los medios de difusión occidentales se empeñan en llamar « Rojava » [ 8 ]. Pero los militares estadounidenses siguieron reforzando sus propias posiciones defensivas alrededor de sus bases militares ilegales en suelo sirio, principalmente en la región de Hassake.

Por el momento, no hemos perdido la parte económica del plan. Estados Unidos mantiene su medio económico contra Siria desde el otoño de 2017 y ha impuesto “riesgos” a las empresas extranjeras –excepto a las empresas emiratíes– que se atreven a participar en la Feria Internacional de Damasco (del 28 de agosto al 6 de septiembre de 2019) [ 9 ]. La reconstrucción de Siria sigue siendo imposible.

Al mismo tiempo, en la Cuenca del Caribe, en junio de 2019 se abrieron discretamente las negociaciones entre Estados Unidos y el gobierno bolivariano de Venezuela [ 10 ]. En Washington se sigue rechazando la reelección del presidente constitucional Nicolás Maduro, que tuvo lugar en mayo de 2018, pero los diplomáticos estadounidenses ya no denigran el chavismo ni hablan de « juzgar al dictador » sino de abrir una puerta de salida al « presidente Maduro »[ 11 ]. Estados Unidos está permitido abandonar su proyecto de destrucción de las estructuras del Estado venezolano si le invita a tomar parte en la explotación y la destrucción del petróleo de Venezuela.

La explicación cómoda es que Estados Unidos ha desarrollado todas esas campañas desestabilizadoras y guerras específicas « para apoderarse del petróleo ». Pero esa explicación no tiene en cuenta todo lo que ha sucedido durante los últimos 18 años. El Pentágono se había fijado como objetivo destruir las estructuras específicas de los Estados en los países de esas regiones. Logró hacerlo en Afganistán, en Libia y en Yemen, lo específicamente solo en Irak ... no lo hizo en Siria, ni siquiera en parte. Sólo ahora, el petróleo vuelve a encabezar la lista de identificaciones.

La estrategia Trump / Pompeo es una nueva calamidad para las regiones petroleras… pero es mucho menos dañina que la estrategia Rumsfeld / Cebrowski, cuya aplicación devastó el Gran Medio Oriente a lo largo de 2 décadas con sus decenas de millas de personas torturadas y Cientos de millas de asesinatos.
Thierry Meyssan

El triunfo de la defensa antiaérea rusa: los sistemas S-300 y S-400 muestran su tremendo potencial

Los sistemas de defensa antiaérea S-300 y S-400 Triumf destruyeron objetivos a una altura de 35 kilómetros durante unas maniobras llevadas a cabo por los militares rusos.

Los ejercicios Tsentr 2019 involucraron a más de 500 militares y 150 armas y equipos bélicos para alcanzar objetivos que imitaron drones, misiles balísticos y de crucero y aviones del enemigo.

Son objetivos bastante complejos, que operan a unas alturas de 50 a 100 metros. Son misiles de crucero, cuya velocidad es de 250-300 metros por segundo. Nuestros objetivos volaron a una velocidad de 550 metros por segundo. Además, hubo un blanco balístico complicado que operaba a una altura de 35 kilómetros y seguía una trayectoria balística", comentó al diario ruso Zvezda el comandante adjunto de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia, teniente general Yuri Gréjov.

El S-400 (SA-21 Growler en la clasificación de la OTAN) es capaz de abatir aparatos aéreos de tecnología furtiva, misiles de crucero, misiles balísticos tácticos y táctico-operativos.

Con un alcance de hasta 400 kilómetros, el sistema ruso puede abatir blancos a alturas de hasta 30 kilómetros.

Rusia realiza masivos ejercicios militares conjuntos con China

Rusia lleva a cabo maniobras militares anuales a gran escala con la participación de China y otros miembros de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS).

En los ejercicios, denominados Tsentr-2019 (“Centro-2019”), participan 128000 efectivos, incluyendo soldados chinos. Las tropas comenzaron a desplegarse desde el lunes en el centro del país euroasiático, sobre todo en la región de Oremburgo, fronteriza con Kazajistán.

En las maniobras también se usarán “más de 20000 artefactos militares, unos 600 aparatos voladores y hasta 15 navíos”, según un comunicado del Ministerio ruso de Defensa. Asimismo, una veintena de aviones y de helicópteros chinos tomarán parte en los ejercicios.

Los participantes practican acciones de combate con un país imaginario que entra en conflicto con Rusia y también efectuarán misiones de defensa y de reconocimiento táctico.

Cada septiembre, Rusia organiza importantes maniobras militares. Las últimas, que se efectuaron en Siberia oriental y en el Extremo Oriente ruso, movilizaron a 300000 efectivos y todo el repertorio moderno de su Ejército, incluyendo misiles balísticos Iskander.

El año anterior, los ejercicios bautizados como Zapad-2017 (“Oeste-2017”), tuvieron lugar cerca de la frontera con Lituania y Polonia, en medio del aumento de la presencia militar de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) cerca del territorio ruso.

Según Moscú, la OTAN continúa recurriendo al pretexto de la amenaza rusa para aumentar su presencia militar a lo largo de las fronteras del país euroasiático. Además, Rusia recuerda que no representa una amenaza para otras naciones, no obstante, avisa que no ignorará las acciones que pongan en peligro sus intereses.

China rechaza injerencias en Venezuela con mecanismos como TIAR



La Cancillería de China aboga por un diálogo Caracas-oposición y rechaza injerencias externas en Venezuela a través de medidas como la activación del TIAR.

“En el tema de Venezuela, China se adhiere a la Carta de las Naciones Unidas y a las normas básicas que rigen las relaciones internacionales y cree que el problema debe resolverse a través del diálogo político inclusivo y la negociación en el marco de la constitución del Gobierno venezolano y el partido de la oposición”, indicó el lunes la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Hua Chunying.

Pekín, avanzó Hua, se opone a la interferencia en los asuntos internos de Venezuela, bajo cualquier formato, incluida una intervención militar.

La vocera pronunció estas declaraciones al ser preguntada por la postura de China acerca de los temores suscitados por los análisis que apuntan a que ha aumentado en Venezuela la posibilidad de que se den opciones militares desde el exterior, tras la reciente activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR).

En el tema de Venezuela, China se adhiere a la Carta de las Naciones Unidas y a las normas básicas que rigen las relaciones internacionales y cree que el problema debe resolverse a través del diálogo político inclusivo y la negociación en el marco de la constitución del Gobierno venezolano y el partido de la oposición”, indica la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Hua Chunying.

EE.UU. y otros 11 miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobaron el miércoles reactivar el mecanismo del TIAR, también conocido como Tratado de Río por su firma en esa ciudad en 1947, que contempla “el empleo de la fuerza armada” para una eventual intervención en territorio venezolano, tal y como ha pedido reiteradamente Washington.

Por otra parte, el gigante asiático hizo un llamado, a través de la portavoz de su Cancillería, a las partes implicadas en Venezuela, a tener presente la necesidad de mantener la estabilidad y el desarrollo de la región, así como los intereses fundamentales del pueblo del país latinoamericano.

“Esperamos que desempeñen un papel constructivo, promuevan conversaciones de paz en el marco del derecho internacional y ayuden a encontrar una solución política en una fecha temprana”, precisó Hua.

En este contexto, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, destacó el mismo lunes que los recientes acuerdos alcanzados en la Mesa Nacional de Diálogo con la oposición venezolana permitirán avanzar hacia una solución política en favor de la paz en el país.

Asimismo, reiteró que, por parte de las Fuerzas bolivarianas y el Gobierno, todas las puertas permanecen abiertas para retomar las conversaciones y alcanzar un entendimiento entre todos los venezolanos.

Arabia Saudí admite no saber quién está tras los ataques a Aramco



Arabia Saudí admite que no sabe quién está detrás de los ataques con drones contra la compañía petrolera Aramco, pese a que Yemen se atribuyó los bombardeos.

“De momento Arabia Saudí no sabe quién está detrás de los ataques aéreos contra las instalaciones petroleras de Aramco. Las autoridades han abierto investigaciones para determinar quién los diseñó y quién los ejecutó”, ha explicado este martes el ministro saudí de Energía, Abdulaziz bin Salman, en una rueda de prensa.

El ministro saudí afirma que la compañía petrolera Aramco cumplirá con todos los compromisos que asumió con los consumidores para este mes septiembre usando el petróleo crudo de sus reservas.

Bin Salman, tras asegurar que “Arabia Saudí recuperará gradualmente su capacidad de producción al nivel de antes del ataque”, ha prometido que la producción aumentará para finales de septiembre a 11 millones de barriles diarios, y para finales de noviembre, a 12 millones de barriles diarios.

De momento Arabia Saudí no sabe quién está detrás de los ataques aéreos contra las instalaciones petroleras de Aramco. Las autoridades han abierto investigaciones para determinar quién está detrás de dichos ataques y quién los ejecutó”, ha declarado el ministro saudí de Energía, Abdulaziz bin Salman, en una rueda de prensa.

El pasado 14 de septiembre, las instalaciones petroleras de la compañía saudí Aramco en Abqaiq y Jurais, en el este de la península Arábiga, fueron atacadas por 10 aviones no tripulados (drones). El movimiento popular yemení Ansarolá reivindicó el ataque, como represalia a la brutal agresión saudí contra el pueblo de Yemen.

No obstante, Estados Unidos y Arabia Saudí acusan a Irán de estar detrás de la agresión. Teherán, por su parte, niega las acusaciones e insiste en que carecen de base.

El mercado reaccionó al ataque con una subida drástica de los precios del petróleo Brent, de 60 dólares por barril registrados el 13 de septiembre a más de 71 dólares por barril el 16 de septiembre, es decir, una subida del 15%.

Además, el ataque a Aramco hizo que los precios del oro y la plata se dispararan el lunes, subiendo más de un 1 % y un 2 %, respectivamente. Efectivamente, el oro se revalorizó en un 1,27 % hasta llegar a los 1507,40 dólares por onza, mientras que la plata subió un 2,96 % hasta alcanzar los 17,94 dólares la onza.