Buscar en este blog

jueves, 16 de septiembre de 2021

EEUU, Reino Unido y Australia anuncian una nueva alianza de seguridad para el Indo-Pacífico

El anuncio se realiza en medio del aumento de la influencia de China en la zona.


El presidente de EEUU, Joe Biden, el primer ministro británico Boris Johnson y el primer ministro de Australia, Scott Morrison, han anunciado este miércoles la formación de una nueva alianza de seguridad y cooperación en materia de defensa para el Indo-Pacífico.

La cooperación trilateral, que llevará el nombre de AUKUS, prevé que EE.UU. ayude a Australia con tecnologías necesarias para dotarse de submarinos de propulsión nuclear, argumentando la "estabilidad" en la región donde China va aumentando su influencia y capacidades militares.

"Todos reconocemos el imperativo de garantizar la paz y la estabilidad en el Indo-Pacífico a largo plazo", declaró Biden desde la Casa Blanca en una reunión virtual con sus homólogos.

Por su parte, Morrison aseguró que Australia seguirá cumpliendo con todas sus obligaciones de no proliferación nuclear y no va a poseer armas nucleares. Los submarinos en cuestión se construirán en Adelaida en una estrecha colaboración con EE.UU. y Reino Unido, agregó.

Johnson calificó el proyecto de los submarinos de propulsión nuclear para Australia como "uno de los más complejos y técnicamente exigentes del planeta", al sostener que su construcción hará del mundo un lugar más seguro.

La propulsión nuclear permitiría a los submarinos australianos moverse y operar sigilosamente y durante períodos más prolongados. Además de la cooperación naval, la nueva alianza también implicará colaboración en la inteligencia artificial, la tecnología cuántica y la cibernética.

Pese a que ninguno de los tres líderes mencionó si su iniciativa va dirigida contra algún país en particular, durante su presidencia, Biden ha buscado reorientar la política exterior de EE.UU. hacia el Pacífico, mientras que su Administración ha acusado a Pekín de ignorar las normas del mar de la China Meridional, lamentando que el Gobierno chino "no se ha enfrentado a ninguna consecuencia" por ello.

En ese sentido, desde China recuerdan que Washington no ha ratificado la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, y, sin embargo, se considera a sí mismo como "un juez de la Convención, que señala con el dedo a otros países e interfiere arbitrariamente". Además, insisten en que Pekín siempre ha defendido el concepto de seguridad marítima común con el fin de lograr una cooperación mutuamente beneficiosa para todos.

Australia espera recibir hasta ocho submarinos nucleares en el marco de la alianza AUKUS

El Gobierno de Australia ha anunciado este jueves que el país espera recibir al menos ocho submarinos con propulsión nuclear en el marco de la nueva alianza de seguridad AUKUS, en la que también participan EE.UU. y el Reino Unido.

En paralelo, el Ejecutivo reiteró su compromiso de no proliferación nuclear y aseguró que no va a adquirir armas de este tipo.

Por otra parte, Canberra decidió anular su contrato con la empresa francesa Naval Group que preveía la construcción de una flota de 12 sumergibles convencionales por un valor de 66.000 millones de dólares.

Francia lamenta la decisión de Australia de cambiar su programa de submarinos por un nuevo pacto con EE.UU.

La "lamentable decisión" de Australia hace "plantear la cuestión de la autonomía estratégica europea", sostiene París.


El Ministerio de Exteriores de Francia expuso su descontento por la decisión del Gobierno australiano de poner fin a un programa de dotación de submarinos por parte de la empresa francesa Naval Group, que preveía la construcción de una flota de 12 sumergibles convencionales en el marco de un contrato multimillonario, estimado en unos 66.000 millones de dólares.

Este miércoles, el presidente de EE.UU. y los primeros ministros del Reino Unido y Australia anunciaron la creación de una alianza trilateral de seguridad en el Indo-Pacífico, que implica proveer a esa nación de submarinos de propulsión nuclear. Tras el anuncio, el primer ministro australiano, Scott Morrison, confirmó que el nuevo formato de cooperación con EE.UU. conllevará la rescisión del programa de submarinos suscrito con Francia.

"Compartimos una profunda pasión por nuestra familia del Pacífico y un profundo compromiso, y espero que así continuemos una vez que hayamos superado lo que obviamente es una decisión muy difícil y decepcionante para Francia", declaró Morrison ante los periodistas. "Lo comprendo, lo respeto, pero como primer ministro debo tomar decisiones que respondan a los intereses de seguridad nacional de Australia", agregó.

El Gobierno francés tachó la decisión de "lamentable" y "contraria a la letra y al espíritu de la cooperación que prevalecía" entre ambos países, y declaró que la "elección estadounidense de excluir a un aliado y socio europeo como Francia" de una alianza estratégica con Australia, cuando se afrontan "desafíos sin precedentes" en el Indo-Pacífico, "muestra una falta de coherencia que Francia no puede sino constatar y lamentar".

En un comunicado emitido al respecto, París aseguró que como única nación europea presente en el Indo-Pacífico mantendrá sus compromisos en la región, en pos de la libertad y soberanía de todos, pero señaló que con esto surge la necesidad de "plantear la cuestión de la autonomía estratégica europea". "No hay otra forma creíble de defender nuestros intereses y valores en el mundo, incluido el Indo-Pacífico", subrayó.

Naval Group también lamentó la decisión de Australia de cesar la cooperación mutua, paso que calificó como "una gran decepción".

Morrison, por su parte, enfatizó que la determinación de optar por submarinos de propulsión nuclear, en lugar de los convencionales, "no es un cambio de opinión, sino un cambio de necesidad".

"Los australianos esperarían de mí, como primer ministro, garantizar que tengamos la mejor capacidad posible para mantenerlos a salvo y no poner pegamentos para conseguirlo tan bien como se pueda, y eso es lo que he hecho", argumentó.

"No nos quedará un país": Trump vaticina que EE.UU. dejará de existir en tres años

El exmandatario estadounidense sostiene que bajo la Administración de Biden el país norteamericano ha ido cuesta abajo "como nadie lo había visto antes".


El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, teme lo peor para su patria antes del inicio de las próximas elecciones presidenciales en 2024 y, concretamente, vaticina el fin de la misma. Durante una entrevista telefónica para un programa de Newsmax este martes, el exmandatario afirmó que EE.UU. dejará de existir como país en tres años.

"Nuestro país realmente ha ido cuesta abajo en los últimos ocho meses como nadie lo había visto antes", sostuvo Trump, insistiendo en que las elecciones del año pasado fueron manipuladas y criticando las políticas de la Administración de Joe Biden, sobre todo, cómo ejecutó la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán.

"No nos quedará un país en tres años, se lo aseguro", declaró el expresidente norteamericano.

En lo que concierne a los próximos comicios, el líder republicano se abstuvo de responder si se va a postular o no, pero a juzgar por sus declaraciones, podría ser el caso. "Probablemente no comentaré sobre eso, pero le diré que creo que será muy feliz, Sean", respondió Trump al presentador Sean Spicer, quien era secretario de prensa de la Casa Blanca bajo su Administración.

A pesar del apocalipsis nacional que, según sus propias estimaciones, tendría lugar antes de la votación, Trump le dio a entender a Spicer que tanto él como "mucha otra gente" va a estar "muy contenta" con lo que deparan las elecciones de 2024.

"Este país va a volver de nuevo", manifestó el exmandatario, quien agregó que actualmente EE.UU. es "un hazmerreír de todo el mundo" tras la retirada de Afganistán, que conllevó la muerte de 13 soldados estadounidenses, y el auge de los migrantes ilegales que siguen cruzando la frontera nacional desde México.

Arabia Saudí considera comprar Cúpula de Hierro de Israel

Arabia Saudí está negociando con los israelíes para comparar los sistemas de defensa antimisiles en medio de la guerra con Yemen, revela un medio estadounidense.

El portal estadounidense Breaking Defense, especializado en temas militares, citando a las fuentes israelíes reveló el martes que Arabia Saudí se acercó a Israel a fin de analizar la posibilidad de adquirir sistemas israelíes de defensa antimisiles llamado la “Cúpula de Hierro” en medio de la guerra sanguinaria en curso del reino árabe contra su vecino del sur, Yemen.

“Específicamente, los saudíes están considerando la Cúpula de Hierro, producida por la firma israelí, Rafael [Advanced Defense Systems], que es mejor contra cohetes de corto alcance, o el Barak ER, producido por [la empresa pública Industrias Aeronáuticas Israelíes], IAI, que está diseñado para interceptar misiles de crucero”, informó el medio al respecto.

El informe precisa que “los saudíes llevaban teniendo conversaciones de bajo nivel con Israel durante varios años sobre tales sistemas”, para luego añadir que la parte saudí decidió negociar de manera más seria una vez que quedó claro que Estados Unidos eliminaría los activos militares del reino árabe.

En este sentido, la agencia estadounidense de noticias The Associated Press (A-P) informó el sábado que, según un análisis de imágenes satelitales, Estados Unidos ha levantado durante las últimas semanas, su sistema de misiles más avanzado Patriot y sus baterías de la base militar aérea Prince Sultan.

De acuerdo con el reporte, a pesar de que el Departamento de Defensa de EEUU, (el Pentágono) afirmó el domingo que este repliegue no afecta a los lazos entre Riad y Washington enfatizando que EE.UU. sigue manteniendo su compromiso de forma “amplia y profunda” con sus aliados, los saudíes han empezado a encontrar otros alternativos como Israel, Rusia y China.

Las fuentes subrayaron que “tal acuerdo sería realista” si Riad y el régimen de Tel Aviv pudieran garantizar la aprobación de Washington.

Mientras tanto, los expertos militares señalan que incluso tras la posible compra del equipo israelí, es posible que Riad aún no pueda protegerse de las represalias de Yemen que lanzan una innumerable cantidad de cohetes y misiles contra los objetivos saudíes.

Los analistas militares mencionan varios casos que demuestran la vulnerabilidad de la Cúpula de Hierro del régimen israelí, por ejemplo, cuando Israel no pudo interceptar todos los cohetes lanzados por el Movimiento de la Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) hacia los territorios ocupados desde el 10 hasta 21 de mayo.

Siria está a punto de tomar control total de provincia de Daraa

El Ejército sirio está a punto de tomar completamente el control de la provincia de Daraa, sita en el sur del país.

Según indicó el martes la agencia rusa de noticias Sputnik, el Ejército de Siria se está preparando para ingresar a las localidades de Muzayrib y Tal Shehab, ambas en el oeste de la provincia de Daraa, cerca de la frontera con Jordania.

Una fuente de seguridad, citada por el medio, confirmó que se ha completado el trabajo para resolver la situación de las personas buscadas en la localidad de Al-Yadudah, situada en el noroeste de Daraa.

El lunes, la agencia siria oficial de noticias, SANA, citando a oficiales militares, dio a conocer que el Ejército del país levantino, acompañado por las fuerzas rusas, ingresó a Al-Yadudah que por una década estaba en manos de grupos terroristas.

Esto se debe a la importancia de establecer un control gubernamental total sobre Daraa, ya que limita con los ocupados altos del Golán, que el régimen de Israel ha utilizado para brindar ayudas a los grupos armados que luchan contra el Gobierno de Damasco desde 2011.

Jefe militar de EEUU llamó en secreto a China por temor a una guerra

El principal jefe militar de EE.UU. emprendió acciones secretas para evitar que Donald Trump emprendiera una guerra contra China, según revela un nuevo libro.

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor conjunto de EEUU, ordenó a sus colaboradores no actuar inmediatamente en caso de que el expresidente norteamericano Donald Trump diera algún paso para usar el arsenal nuclear y, además, llamó a un general chino para tranquilizar a Pekín, informó el martes Washington Post haciendo referencia a un libro de los periodistas Bob Woodward y Robert Costa.

El diario Washington Post, donde ambos trabajan, y la cadena CNN publicaron el martes pasajes de “Peril” (Peligro) que muestran a Milley organizando al Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) y a la comunidad de inteligencia para resistir cualquier eventual paso de Trump para escalar las tensiones con China tras perder las elecciones presidenciales de noviembre de 2020.

Mark Milley llamó dos veces a su homólogo chino, Li Zuocheng, del Ejército Popular de Liberación: el 30 de octubre, días antes de las elecciones, y el 8 de noviembre, dos días después de que partidarios de Trump asaltaran el Congreso de EE.UU. En esas llamadas Milley buscó asegurarle a China que la retórica de Trump no devendría en acciones militares, relatan los periodistas en su libro.

“General Li, quiero asegurarle que el Gobierno estadounidense es estable y todo funciona bien. No vamos a atacar ni emprender ninguna operación cinética contra ustedes”, dijo Milley en su llamada de octubre, escribieron los autores del libro.

Dos meses después, Milley recurrió al canal secreto con Li tras el ataque al Capitolio en medio de la preocupación de Washington y Pekín por la inestabilidad emocional de Trump. “Estamos 100 por ciento estables. Todo está bien. Pero la democracia a veces puede estar descuidada”, dijo Milley a Li.

Según el libro, la segunda llamada de Milley a Li se produjo cuando el general estadounidense habló con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien le preguntó sobre las preocupaciones que estaban disponibles para evitar que “un presidente inestable inicie hostilidades militares o acceda a los códigos de lanzamiento y ordene un ataque nuclear”.

“Si ni pudieron detenerlo de asaltar al Capitolio, ¿quién sabe qué más puede hacer?” añadió. “Está loco. Ud sabe que está loco ... y lo que hizo ayer es una prueba más de su locura”, sostuvo.

El Pentágono rehusó comentar lo publicado, pero en respuesta Trump arremetió este martes calificando a Milley con crudas palabras y culpándolo por la caótica retirada estadounidense de Afganistán en agosto.

Legisladores republicanos no tardaron en atacar a Milley, y el senador Marco Rubio pidió al presidente Joe Biden que cesara al general.

Defensor de Trump, Rubio alegó que Milley “trabajó para socavar activamente al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en funciones y contempló una filtración traidora de información clasificada al Partido Comunista Chino”.

Trump nombró a Milley para el puesto militar más alto en 2018, pero comenzó a criticarlo, así como a otros nombrados y exempleados, después de perder las elecciones presidenciales ante Biden en noviembre de 2020.

https://www.hispantv.com/noticias/ee-uu-/498909/general-china-llamada-guerra-trump