Buscar en este blog

domingo, 5 de marzo de 2017

México se arma (4/5): La bomba atómica mexicana

Muchos no lo sabrán, pero México fue el tercer país en el mundo, solo detrás de los EEUU y la URSS, en desarrollar y fabricar misiles balísticos y espaciales. También fue una de las primeras naciones en el mundo en fabricar y desarrollar bombas atómicas. Se cree, por algunos investigadores, que la prueba nuclear en el atlántico sur conocida como incidente Vela fue la detonación de un artefacto atómico por el gobierno mexicano; otros dicen que fue una prueba conjunta entre los gobiernos mexicano, sudafricano e israelí. A partir de esa prueba se desarrollaron las armas nucleares que fabricó Israel en los años posteriores, así como las que poseía Sudáfrica y las que fabricó México.


Israel aún las fabrica y las posee; Sudáfrica desmanteló las que tenía, igual que México, pero el material fisible mexicano no se entregó a ningún poder extranjero y aún permanece en el país, resguardado en algún lugar secreto.

Se piensa que México participó de esa prueba atómica pues fue descubierto un buque de la armada mexicana en los alrededores de donde se realizó. Y considerando los esfuerzos de México por hacerse del arma atómica (como medida disuasoria ante un eventual ataque de la URSS al país por estar alineado con los Yankees), y asociándose con el régimen israelí para tal propósito, se supone que ambos gobiernos realizaron la prueba en conjunto con Sudáfrica.

De los dos países anteriormente citados se sabe a la perfección que tuvieron o tienen armamento atómico, México jamás lo reconoció.

Pero para que esas armas nucleares se puedan utilizar es necesario un vehículo que las transporte, es por eso que México en los años 60 tenia un programa espacial y de misiles balísticos que ya estaba muy avanzado por aquel entonces, pero que posteriormente fue abandonado y desmantelado. Pero a día de hoy, México vuelve a crear la Agencia Espacial Mexicana, cuyo objetivo es desarrollar la tecnología espacial; pero esa misma tecnología con pequeñas modificaciones puede transformar los cohetes espaciales en misiles balísticos capaces de portar ojivas atómicas.

En la década de los 50 del siglo pasado México ya contaba con un programa espacial: en 1959 se lanzó el primer cohete mexicano propiamente dicho, su nombre era SCT-1; un año mas tarde se lanzó el SCT-2 que alcanzó 25 kilómetros de altura.

En años posteriores se siguió experimentando y lanzando cohetes y satélites espaciales. México era ya una potencia espacial cuando entonces muchos países hoy industrializados soñaban con serlo.

Pero en 1977, el vende patrias, retrograda y estúpido presidente mexicano, Jose Lopez Portillo, la disolvió, perdiéndose con ello décadas de desarrollo tecnológico y científico nacional.

Cohete mexicano SCT-2

Alianza con la India

Otro hecho significativo en esta preparación militar de México, es el apoyo brindado por el gobierno mexicano a la India para lograr su ingreso al Grupo de Suministradores Nucleares, (NSG).

Esta decisión de México es controversial, pues supuestamente el país está en contra de la proliferación de armas atómicas, pero la India es una potencia nuclear y su ingreso al NSG tiene por objetivo tener acceso a las más modernas tecnologías y materiales de la industria atómica civil; pero en su caso, las podría usar para perfeccionar sus armas nucleares. Conscientes de esto, el rival de la india, Pakistán, también ha pedido al gobierno mexicano su anuencia para poder ingresar al NSG, persiguiendo objetivos similares a los de la India.

Si México apoya estos esfuerzos de la India, es sin duda a cambio de algo, y ese algo bien podría ser el acceso a la tecnología nuclear militar que posee la india, o a una cooperación bilateral en ese tema.

Supongo que estos planes del gobierno mexicano se elaboraron antes de la llegada de Donald Trump a la presidencia de los EEUU y, como se tenía la completa certeza de que no lograría el triunfo electoral, no sé modificaron, pero tal vez ahora sufran modificaciones y se opte por comprar los SU-30MK1 o los Saab Grippen NG en vez de los F-16 que se habían negociado con el gobierno norteamericano.

Es decir, parece que el gobierno de Barak Obama estaba pidiendo al de México prepararse para una hipotética guerra mundial, o al menos el gobierno mexicano parecía estar consciente de que era posible que sucediese en los próximos años.

Y para nadie era un secreto que de haber alcanzado la presidencia Hillary Clinton, la guerra mundial era casi un hecho; Creo que para eso es para lo que se estaba, o se está, preparando México. Y aunque con Donald Trump la posibilidad de una conflagración mundial disminuye, aun así no se puede descartar, y aunque no suceda, México necesita con urgencia re-equipar las fuerzas armadas del país tal como lo viene planeando, pues un país no puede ser soberano si no tiene con que defender esa soberanía.

Y, sobre todo, viendo la animadversión que tiene Trump hacia los mexicanos, creo México debería de prepararse para todos los escenarios posibles, que ojala y no suceda nada que haya que lamentar, pero más vale prevenirse que lamentarse.

En este estudio no se habló de las armas de tierra, como tanques de guerra, cañones, etcétera. Tampoco se hizo mención de las armas marítimas, como fragatas, destructores, lanchas rápidas, submarinos, etcétera; eso es tema de otro artículo, pero pasa con ellos algo similar que con la fuerza aérea, tema tratado aquí.

Tampoco se hizo mención de las adquisiciones para equipar esas aeronaves; eso se hará en artículos posteriores.

Una vez México complete el re-equipamiento de las fuerzas armadas del país (alrededor del año 2025), se convertirá en la primera o segunda potencia militar de Latinoamérica, solo detrás de Brasil y, quizá, de Venezuela.

Después de todo lo expuesto, sin duda el gobierno mexicano se prepara para algo grande, y no solo para combatir los cárteles de la droga y la delincuencia organizada.

1 comentario: