Buscar en este blog

martes, 23 de enero de 2018

Rama de Olivo: ¿quién sacará más provecho de la ofensiva turca en Siria?



Las tropas turcas continúan combatiendo a los grupos kurdos en Afrín (Siria). Aún es muy temprano para valorar le efectividad de la ofensiva, pero de las reacciones oficiales se puede deducir con cierto grado de seguridad quién de los jugadores sobre el terreno tiene las de perder y quién podría salir ganando.

La Operación Rama de Olivo hace una clara alusión al antiguo símbolo de la paz. En el marco de la operación, los militares turcos tienen la intención de crear una franja de seguridad de 30 kilómetros de longitud y desmantelar a todos los "grupos terroristas".
El punto de vista de Turquía

Las intenciones de Ankara de iniciar una ofensiva militar en la región de Afrín se habían declarado al menos una semana antes de la propia operación. El 13 de enero, en una comparecencia ante sus seguidores, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció públicamente que "los pasos para liquidar las amenazas terroristas en la frontera sur de Turquía, tomados durante la operación Escudo del Éufrates, serán repetidos en los próximos días en la región de Afrín".

El vice primer ministro turco, Hakan Cavusoglu, se pronunció entonces con más contundencia al condenar la cooperación de EEUU "con organizaciones terroristas: apoyar a las Unidades de Protección Popular (YPG) es apoyar a organizaciones terroristas". Ahora, según sus más recientes declaraciones, la limpieza de Afrín permitirá neutralizar la amenaza que sufren las ciudades otomanas desde el territorio de Siria.

"Turquía no puede permanecer con los brazos cruzados en el contexto de los acontecimientos que se desarrollan en el país vecino, en particular el continuo bombardeo del territorio de Afrín", afirmó el político.

Según pone de manifiesto el vice primer ministro, la principal meta de la operación es impedir crear un "corredor terrorista" en el norte de Siria, defender la frontera sur de la OTAN, las regiones limítrofes de Turquía y librar a la población kurda y árabe del país otomano de la violencia. Cavusoglu agregó que desde Afrín al territorio de Turquía han escapado 370.000 personas de los 1,5 millones que vivían ahí.

Los primeros dos días de la operación estuvieron copados por los bombardeos de la aviación y la artillería turca. Para el domingo 21 de enero, las tropas y tanques habían entrado en acción y penetrado unos cinco kilómetros en territorio sirio. El Ejército turco es apoyado por 25.000 combatientes del Ejército Libre Sirio, aliados de Ankara y opositores a Damasco.

Rechazo generalizado

La avanzada turca sobre posiciones kurdas ha provocado la preocupación de prácticamente todas las partes involucradas en el conflicto sirio, independientemente de su posición.

Irán, que junto a Turquía y Rusia son garantes del cese del fuego en Siria, instó a Ankara a detener de inmediato la operación militar y "volver a un papel más constructivo de apoyo a una solución política en Siria".

El primer día de la operación llegó la reacción desde el Departamento de Estado de EEUU. La portavoz de la institución, Heather Nauert, anunció que Washington sigue de cerca las intenciones turcas y emplazó a Ankara a "no adoptar acciones de ese tipo". Nauert indicó que Turquía debería poner el foco en los combates con Daesh. Más tarde, el ministro de Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, llamó incluso a convocar una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la situación en Siria.

Apoyo silencioso o juego a largo plazo

El territorio aledaño a la ciudad de Afrín está bajo control del Partido de Unión Democrática (PYD) fundado en 2003 por nacionalistas kurdos del norte de Siria y apoyado hoy por EEUU. Ankara acusa al PYD de estar afiliado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Ambos grupos son calificados de terroristas por el Gobierno turco.

No obstante, esas tierras son territorio de Siria y, para poder hacer lo planeado, Ankara debería de obtener el visto bueno de Damasco o su más cercano aliado y garante, Moscú. Por otra parte, ni la aviación siria ni los destacamentos de defensa antiaérea rusos desplegados en el país árabe han interrumpido los bombardeos turcos sobre las posiciones kurdas.

Esto permite a los medios turcos hacer alusión a un apoyo silencioso de Moscú. Citan activamente a los diplomáticos y políticos rusos que declaraban que el plan de EEUU de armar a las agrupaciones no gubernamentales kurdas es un error y que precisamente ese paso provocó la ofensiva otomana. El comentario del Ministerio de Exteriores rusolanzado al respecto de la operación turca no contiene declaraciones de repudio y se limita a poner de manifiesto que "Moscú sigue con atención el desarrollo de la situación".

De esto se podría deducir que tanto Rusia como Siria esperan sacar provecho de esta situación a largo plazo, estima el coordinador del Consejo Ruso de Asuntos Internacionales, Ruslán Mamédov.

En primer lugar, revela Mamédov, podría producirse un debilitamiento mutuo entre los grupos proturcos del Ejército Libre Sirio y las Unidades de Protección Popular proestadounidenses. Ambas agrupaciones son contrarias al Gobierno sirio y su conflicto podría fortalecer las posiciones de Damasco en el futuro proceso de paz.

Anteriormente, las fuerzas progubernamentales sirias ya le habían propuesto a las agrupaciones armadas kurdas reconocer al Gobierno central y transferir el control de la frontera con Turquía a Damasco. Este paso podría haber evitado a tiempo la ofensiva de Ankara, ya que entonces se habría visto en un conflicto directo con Damasco y Moscú.

"Los kurdos rechazaron la propuesta, aparentemente creyendo que los estadounidenses no los abandonarían y no dejarían que los turcos los atacaran. Pero EEUU no es ese tipo de socio en el cual se puede confiar si algo no es de su propio interés", subrayó Mamédov.

En segundo lugar, los combates entre opositores sirios proturcos y los kurdos permiten al Gobierno de Damasco intensificar su avanzada sobre la gobernación de Idlib, ocupada hasta ahora por insurgentes cercanos a los terroristas de Al Qaeda y el Frente Fatah al Sham —anterior Frente al Nusra—.

Las claves de la 'operación Rama de olivo'


¿Cuál es el objetivo de la operación?

Desde el primer día en que se constató, en 2012, que el repliegue táctico del ejército sirio en el norte del país iba a dar paso a un autogobierno afín a la guerrilla kurdoturca PKK, Turquía manifestó su intención de no permitir que una fuerza de este tipo se consolidase en su frontera con Siria. Esta postura sólo se aflojó entre 2013 y 2014, cuando, coincidiendo con el proceso de paz, Ankara no sólo recibió al líder del partido kurdosirio PYD sino que también facilitó la defensa de la ciudad de Kobane frente al Estado Islámico (IS).

El fracaso del proceso, que ha traído una de las fases más sangrientas del conflicto kurdo, y la decisión de EEUU de armar y entrenar a la milicia kurdosiria YPG/J para acabar con el IS, han enervado a la mayoría de turcos. Recep Tayyip Erdogan, un hábil estratega político que busca su elección como presidente ejecutivo, ha visto en la ofensiva de Afrin no sólo una forma de debilitar a las milicias autonomistas kurdas apelando al derecho a la defensa propia, sino también un medio para incrementar su saco de votos nacionalistas.

Invadir Afrin es, para los chovinistas turcos, un golpe simbólico al "terrorismo" y al "imperialismo" de EEUU, que lo sostiene. La prensa turca se ha sumado a esta vorágine nacionalista con titulares épicos y comparaciones con la invasión del norte de Chipre del 74. Las autoridades religiosas turcas han organizado rezos por los soldados que participan en la ofensiva. Las fuerzas de seguridad han detenido a 30 personas por criticar en las redes sociales la operación militar, y han prohibido toda protesta en su contra.

¿Quién participa?

Las dos principales implicadas son las Fuerzas Armadas Turcas (TSK, en siglas turcas) y una serie de brigadas del Ejército Libre de Siria (ELS), nacidas para combatir contra las fuerzas leales a Bashar Asad pero que esta vez actúan, de nuevo, a favor de los actuales intereses turcos. Según el periódico 'Yeni Safak', dos brigadas formadas por soldados de infantería y fuerzas especiales, lideradas por el comandante del segundo ejército, Metin Temel, operarán dentro de Siria junto a 5.000 efectivos del ELS.

A diferencia de la anterior operación Escudo del Éufrates, esta vez Rusia ha autorizado a las TSK a usar el espacio aéreo sirio. Su luz verde propicia una ventaja crucial para los atacantes en un terreno abrupto como el de Afrin. Paradójicamente, una de las bases empleadas por la aviación turca para bombardear a las milicias kurdas es Incirlik, la misma desde la que han despegado numerosos aviones de la coalición internacional anti IS, respaldando a estas mismas milicias en sus avances sobre el IS en sitios como Raqqa.

¿Cómo influirá en el curso de la guerra siria?

El conflicto está tan enmarañado que el mismo resultado de la operación 'Rama de olivo' es impredecible. Existe un acuerdo entre la mayoría de expertos en el conflicto sirio en que la ofensiva alargará una guerra ya agónica que pronto cumplirá siete años. El cambio más tangible sobre el terreno, se cree, será un 'trueque' territorial en la provincia de Idlib: las fuerzas leales al Gobierno sirio avanzarán sobre suelo opositor a la par que los opositores, con ayuda de Turquía, carvan una nueva zona en la que asentarse en Afrin.

Si Ankara cumple su objetivo, logrará someter una franja de territorio extendida por el norte de las provincias de Idlib y Alepo, siguiendo su frontera, que, de ampliarse -tal y como ha prometido Erdogan- alcanzará el norte de Raqqa. La consolidación de este 'protectorado turco', no obstante, depende del frágil e inflamable juego de alianzas entre actores internos -Gobierno sirio, fuerzas leales y alzadas, grupos armados fundamentalistas- y externos -Rusia, Irán y EEUU, principalmente- y sus intereses cruzados y cambiantes.

¿Cómo ha reaccionado la comunidad internacional?

Mayormente entre la reticencia y el reconocimiento del derecho a la defensa propia. Los hechos han demostrado una correlación entre el incremento de potencial de las YPG/J, con apoyo de EEUU, y la letalidad de los ataques en suelo turco del PKK, a veces perpetrados por combatientes entrenadas en Siria. Esto es lo que denuncia Ankara a Washington, que trató de aplicar paños calientes tapando las siglas YPG/J bajo el paraguas de la coalición multiétnica -dominada por ellas- Fuerzas Democráticas Sirias (SDF).

La efectividad de las SDF frente al IS, la hábil gestión de sus territorios y su ideología, menos sectaria que la de otros actores en Siria -además de una alta dosis de propaganda, en muchos casos nacida en Occidente y empleando las mujeres como foco de atención- han granjeado una amplia simpatía internacional hacia el movimiento autonomista kurdo. Las pruebas han sido las llamadas de EEUU a no emplear la violencia en Afrin, o la decisión de Francia de convocar de emergencia el Consejo de Seguridad de la ONU.

Los tanques turcos entran en la ciudad siria de Afrín

El objetivo de la operación es establecer una zona de seguridad de 30 kilómetros de ancho, según el jefe de Gobierno turco



Soldados turcos ingresaron este domingo en una región del norte de Siria controlada por los kurdos, en el segundo día de una gran ofensiva contra la milicia kurdo-siria, considerada "terrorista" por Turquía, con el riesgo de agravar el conflicto que asola al país. (Foto: AFP)
Redacción EC22.01.2018 / 07:16 am

Soldados de Turquía, junto a milicias sirias del Ejército Libre de Siria (ELS) aliadas de Ankara, han avanzado ya unos cinco kilómetros en el cantón kurdo de Afrin, situado en territorio sirio, informó la agencia semipública Anadolu.

El primer ministro turco, Binali Yildirim, anunció que los primeros soldados turcos junto a milicias del ELS entraron en ese territorio situado en el extremo noroeste de Siria.

Yildirim afirmó que en la región se hallan "entre 8.000 y 10.000 terroristas", en referencia a los combatientes de las milicias kurdosirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

El objetivo de la operación, bautizada como "Rama de olivo", es establecer una zona de seguridad de 30 kilómetros de ancho, según el jefe de Gobierno turco.

Turquía considera a las YPG una organización terrorista y una mera filial del grupo armado activo en suelo turco Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Las YPG han sido el principal aliado de EEUU en la lucha contra el Estado Islámico en Siria, aunque en el cantón de Afrín no hay presencia militar estadounidense, que se concentra en el territorio bajo control kurdo al este del río Éufrates.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, las tropas turcas y los rebeldes sirios tomaron el control del pueblo de Shenkal, la primera localidad que arrebatan a las milicias kurdas en la ofensiva.

Durante la noche de ayer continuó el fuego de artillería desde la frontera turca contra posiciones del YPG.

La cúpula militar informó en un comunicado que la operación "continúa de la forma planificada" y que se han bombardeado 153 posiciones enemigas, entre ellas refugios y depósitos de municiones.

Unos 12 cazas turcos salieron desde la base militar de Diyarbakir, en el sureste del país, en dirección a Afrin, informó la agencia privada Dogan.

Fuente: EFE

Los 72 aviones turcos vuelven intactos a sus aeródromos tras la incursión contra Afrín

Los pilotos destruyeron 108 objetivos en la región siria controlada por las milicias kurdas y se preparan para más misiones aéreas.



El Estado Mayor General de Turquía ha anunciado el exitoso regreso a sus aeródromos de los 72 aviones de combate participantes en la primera jornada del operativo denominado 'Rama de Olivo' contra los "terroristas" en la ciudad siria de Afrín. Según informa el periódico Hürriyet, en los aeródromos los aviones se prepararán para las misiones posteriores.

Los militares turcos destruyeron 108 de los 113 objetivos designados. El Gobierno sirio condenó la agresión turca contra Afrín.

Operación Rama de Olivo en Siria: Militares turcos han abatido 260 kurdos en Afrín

El Estado Mayor turco ha asegurado que al menos 260 milicianos kurdos han sido abatidos en la zona siria en el marco de la operación militar Rama de Olivo. Medios agregan que cuatro militaros turcos habrían muerto en los combates.



Desde el lanzamiento por Turquía de la operación militar Rama de Olivo en Afrín, sus militares han abatido al menos 260 kurdos en esa zona siria, ha informado este martes el Estado Mayor turco, según RIA Novosti. La operación se desarrolla según el plan, ha agregado.

En lo que se refiere a sus propias pérdidas, el Estado Mayor ha señalado que un militar suyo falleció y otro resultó herido este martes. Por su parte, Kurdistan 24 ha informado que un total de cuatro militares turcos han perdido la vida desde el inicio de la operación.

El pasado 20 de enero aviones de guerra turcos bombardearon posiciones kurdas en Afrín poco después de que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, anunciara la puesta en marcha de la operación militar 'Rama de Olivo'. La ofensiva se saldó con 18 civiles muertos y 23 heridos, incluidos mujeres y niños, según las Fuerzas Democráticas Sirias.

Soros admite su derrota ante Rusia



El magnate financiero estadounidense George Soros cambió de actitud hacia Rusia, según se desprende de una entrevista que concedió el multimillonario al periódico británico Financial Times.

Así, el magnate declaró que en Rusia se produce el "resurgir de una potencia", al tiempo que calificó a la UE de "organización al borde del colapso".

Pero lo curioso es que en esta entrevista, Soros, que había sido tradicionalmente crítico con el Kremlin, no lanza amenazas contra Rusia y se comporta como si solo fuera un "luchador por la libertad ofendido".

Pero —irónicamente— las declaraciones de Soros solo benefician al presidente ruso, Vladímir Putin. Si un actor político tan poderoso como el magnate norteamericano se queja de la eficacia de un supuesto ataque de Putin contra su organización, entonces el mandatario ruso es mucho más poderoso que cualquier otro líder europeo, opina Iván Danílov en un artículo para Sputnik.

Al igual que la Casa Blanca, Soros acusa al Kremlin de intentar acabar con el orden mundial. De este modo, las declaraciones de Soros acerca del resurgir de Rusia son de hecho un "revisionismo", desde el punto de vista de Washington, ya que tanto Moscú como Pekín figuran en la nueva Estrategia de Seguridad Nacional de EEUU como "potencias revisionistas" que desafiaron los intereses del país norteamericano y la hegemonía de Washington. Asimismo, de acuerdo con EEUU, Rusia "murió" tras perder la Guerra Fría en 1991, y esta es la razón por la que el renacimiento del "adversario derrotado" causa pánico entre algunos políticos occidentales, afirma Danílov.

De acuerdo con Soros, es el "nacionalismo" la principal razón del renacimiento de Rusia. No obstante, Danílov defiende que se trata de patriotismo, aunque este sentimiento suele equipararse con radicalismo en caso de que alguien no se someta a las órdenes de Soros. El autor destaca los apocalípticos presagios del multimillonario en 2017, que predijo el colapso y posterior disolución de Rusia.

De este modo, Putin se convirtió en una "mala compañía" para los políticos europeos, puesto que es capaz de mostrar que hacer frente al 'establishment' estadounidense —en particular, a Soros— puede convertirse en una manera de obtener ciertos beneficios geopolíticos e incluso simpatías por parte del electorado. De hecho, el líder ruso se convirtió en el "primer populista europeo" e inspiró a políticos como el húngaro Víktor Orban o la francesa Marine Le Pen.

Pese a que, tras la llegada al poder de Emmanuel Macron, el llamado "euroescepticismo prorruso" empezó a perder terreno, es Soros quien afirma que la Unión Europea está al borde del colapso. Y podría tener razón ya que tiene acceso a los niveles más altos del 'establishment' occidental, asimismo, ya no puede esperar a que la economía rusa colapse en un futuro próximo, señala Iván Danílov.

Así, según las previsiones del banco estadounidense Goldman Sachs, la economía de Rusia crecerá incluso más de lo esperado por el propio Gobierno ruso.

No obstante, tras el fracaso de la 'guerra relámpago' económica contra Rusia, sería mejor que Washington hiciera todo lo posible para llegar a acuerdos con Moscú, defiende el autor. Pero debido a la cantidad de dinero y tiempo invertido en el mito mediático de la supuesta "amenaza rusa", parece que este escenario es todavía lenjano.

En cualquier caso, tarde o temprano los políticos occidentales tendrán que reconocer que Rusia no solo no se va a desintegrar, sino que incluso reforzará sus posiciones en el escenario mundial, concluye el autor.

Terremoto de magnitud 8,2 sacude Alaska y activa alerta de tsunami

Un terremoto de magnitud 8,2 en la escala de Richter se registró a las 09:31 GMT del martes a 278 kilómetros al sureste de Kodiak, en Alaska, según informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

El epicentro del movimiento telúrico, a una profundidad de diez kilómetros, se determinó preliminarmente a 56,0575 grados de latitud norte y a 149,0971 grados de longitud oeste.

El potente temblor activó una alerta de tsunami para varias partes de Alaska y Canadá, así como una observación de tsunami para toda la costa oeste estadounidense, precisó el Sistema de Alerta de Tsunami de EEUU.