Buscar en este blog

miércoles, 29 de marzo de 2017

Astronauta que caminó sobre la Luna rompe su silencio sobre los extraterrestres



Un explorador del espacio que tuvo el privilegio de pisar la Luna explica por qué no cree que los alienígenas hayan intentado llegar a nuestro planeta y ponerse en contacto con nosotros.



Alan Bean, de 85 años, es una de las 12 personas que han dado "un pequeño paso para el hombre y un salto gigante para la humanidad" sobre la superficie de la Luna.

El piloto del módulo lunar fue uno de los miembros de la tripulación a bordo del Apolo 12 que caminó sobre la superficie del satélite tras el lanzamiento de la nave, que tuvo lugar el 14 de noviembre de 1969.

El objetivo principal de la tripulación consistía en una serie extensa de tareas de exploración lunar y la implementación de paquetes de experimentos Apolo (Apollo Lunar Surface Experiments Package) en su superficie, con el fin de recolectar datos sísmicos, científicos y de ingeniería.

Bean pasó 1.671 horas y 45 minutos en el espacio. De todo ese tiempo, 10 horas y 26 minutos estuvo en la Luna y en la órbita de la Tierra. Gracias a su experiencia espacial, ha elaborado varias teorías curiosas acerca de la posible existencia de vida extraterrestre.



Alan Bean despliega componentes de paquetes de experimentos Apolo

"No creo que nadie del espacio exterior haya visitado la Tierra", admitió Bean a news.com.au, desde su domicilio en Houston (Texas, EEUU).


Según argumentó, cuanto más avanzadas, las civilizaciones son "más amigables y altruistas". Además, la Tierra de hoy "es mucho mejor de lo que solía ser antes", de manera que, si hubiéramos encontrado representantes de otras culturas espaciales, habríamos actuado de parecida manera.

No obstante, el veterano integrante de la NASA no duda ni un segundo de que no estamos solos en el universo. "Hay tantos miles de millones de estrellas (…) que debe haber estadísticamente muchos planetas alrededor de estas estrellas que han desarrollado vida", prosiguió.

Bean también opinó que algunos planetas podrían ser como fue el nuestro hace 100.000 años, mientras otros "son como nosotros ahora", y "algunos están 10.000 años en el futuro respecto a nosotros".

El veterano astronauta sigue recordando la primera vez que presenció una 'salida de la Tierra' desde la Luna.



La primera imagen de "Salida de la Tierra" tomada en 1968 por el Apolo 8

"Todos queríamos ver cómo era la Luna de cerca. Sin embargo, para la mayoría de nosotros, la vista más memorable no era de la Luna, sino de nuestra hermosa casa de colores azul y blanco, moviéndose majestuosamente alrededor del Sol, sola en el infinito espacio negro", apuntó.


Bean no dejó ningún artículo personal en la Luna porque, según explicó, esto le habría convertido en un "mal astronauta".

La velocidad a la cual los tripulantes viajaron de regreso a casa fue algo que sorprendió al exaviador naval, acostumbrado a volar a velocidades máximas de unos 965 kilómetros por hora. En algún momento, recordó Bean, el Apolo 12 se desplazó a 17.431 millas por hora (28.052 km/h).

El cosmonauta compartió que lo principal que aprendió de la misión del Apolo 12 en la Luna es que "los seres humanos son capaces de hacer muchas cosas asombrosas".

"Lo más importante de nuestra misión a la Luna en los años 60 no fue lo que habíamos inventado, sino la sensación de que, en todo el mundo, hay humanos que pueden hacer mucho más de lo que habíamos imaginado antes", expresó.



Bean se retiró de la NASA en 1981 para convertirse en pintor. Sus obras se inspiran en sus propias experiencias como astronauta.

"Incluso si viviera 185 años, no se me agotarían las ideas para pintar sobre este tema", dijo.

Ahora, contemplando el satélite de noche, Bean fija sus ojos en el lugar donde aterrizó una vez y reflexiona sobre lo que significa formar parte de algo tan especial.

"Lo que fuimos capaces de hacer cambió mi actitud. (…) Ahora, cuando miro a la Luna, parece tan lejana…", concluyó.

Transbordador Secreto X-37B Regresa a la Tierra después de 678 días en el espacio



El misterioso transbordador propiedad de las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos, ha regresado a la Tierra después de 678 días en el espacio (Todo un Record), la misión de este “avión-orbital” es desconocida.

Esta sería su cuarta misión secreta y el gobierno cierra los labios cuando se le pregunta ¿Qué ha estado haciendo allí arriba este transbordador?

En sí mismo, esta nave sería un “drone” espacial, ya que no va tripulado y sus largas misiones, quizás estén ligadas a algún sistema de espionaje en la zona de oriente próximo, pero esto es una mera especulación.

La teoría que afirmaba tratarse de un bombardero espacial ha sido negada por el propio jefe científico de la fuerza aérea, Mark Lewis, quien comento a la revista “Popular Science” la cantidad precisa para efectuar operaciones de cambio orbital sería tremenda, dando a entender que su función no era la de ser arma estratégica.

La teoría más plausible, es que puede tratarse de un sistema de vigilancia, ya que unos aficionados pudieron ubicar su posición cada cuatro días, situándola en la misma región del cielo.

Pero no podemos negar tampoco que cuando se ha preguntado al gobierno de los Estados Unidos si el transbordador X-37B dispone de capacidades ofensivas, estos han dado la callada como respuesta.

Si bien es cierto que en Mayo de 2010, el pentágono comento que su función era la de apoyo a los contingentes militares de tierra. Respondiendo que la nave no era de carácter ofensivo, era más bien “parte de un programa compatible con la tecnología de reducción de riesgos, la experimentación y el desarrollo de conceptos operacionales” que si ustedes saben leer entre líneas, es como no decir nada, pudiéndose resumir en que es un sistema de espionaje.

No obstante, hace tiempo, hicimos un video sobre esta curiosa nave en la que dábamos nuestra opinión al respecto.

Crédito de la imagen de portada: Boeing

TRUMP PODRÍA USAR UN ATENTADO DE FALSA BANDERA PARA MANTENER EL PODER



Trump podría impulsar un atentado de bandera falsa para mantener el apoyo de los votantes, advierte el politólogo estadounidense Noam Chomsky.

En una reciente entrevista con el medio independiente AlterNet, el intelectual advierte de esa posible opción de la Administración del presidente de EE.UU., Donald Trump, cuando, según prevé Chomsky, los votantes del mandatario se den cuenta de que sus promesas “son castillos en el aire”.

Para el renombrado filósofo, detrás del circo de Trump la política que se impulsa es la de la parte más reaccionaria del Partido Republicano.



Así pues, argumenta que los estadounidenses de clase trabajadora terminarán por reconocer que la “retórica del presidente es ayudar al trabajador, pero sus propuestas en realidad son ​​salvajes y dañinas para ese electorado que ha creído que Trump era su portavoz”.

De producirse ese reconocimiento, para mantener su popularidad, el “Gobierno de Trump tendrá que tratar de encontrar algún medio de recabar apoyos y desviar el discurso de las medidas que estará llevando a cabo”, por lo que incluso advierte: “no debemos dejar de lado la posibilidad de que haya algún tipo de acto terrorista, presentado como tal o escenificado, que pueda cambiar el país al instante”.



Para poder hacer este truco, el presidente estadounidense saldrá diciendo “‘bueno, lo siento, no puedo devolverles sus empleos porque esta gente malvada lo impide’, siendo el chivo expiatorio los típicos: personas vulnerables, inmigrantes, terroristas, musulmanes, la élite… el que sea“, pronostica Chomsky.

Esta advertencia de Chomsky se produce justo cuando la aprobación del presidente Trump, ha caído un punto en solo tres días, llegando a su nivel más bajo desde que asumió el poder en enero.
Según la encuesta realizada por Gallup el pasado fin de semana y publicada el lunes 27 de marzo, la aprobación del mandatario estadounidense cayó a 36 % en un lapso de tres días (del 24 al 26 de marzo), después de que fracasaran sus esfuerzos para aprobar una nueva ley de salud que sustituya al ‘Obamacare’, como se conoce la normativa puesta en vigor por el expresidente Barack Obama.

La aprobación de Trump antes del revés que sufriera el viernes pasado, era del 41 % mientras su punto más bajo anterior fue del 37 %, según un estudio realizado entre el 16 y el 18 de marzo.

Su porcentaje más alto alcanzó 46 puntos registrados la semana siguiente a su investidura, el 20 de enero.

Aviones rusos del 'Día del Juicio Final'



En Rusia, cada vez más aparece "accidentalmente" información acerca de una "aeronave de la venganza". ¿De qué se trata?

Los aviones rusos del 'Día del Juicio Final' llevan mucho tiempo calentando la imaginación de expertos y blogueros militares, escribe el diario Svobodnaya Pressa. Surge la sensación de que así se muestran discretamente estas aeronaves, en la mejor tradición del KGB de la URSS.



Búnker volador

Se trata de una aeronave avanzada y altamente clasificada, en la cual supuestamente subiría el presidente del país eslavo en caso de una guerra nuclear, si se destruyera toda la infraestructura terrestre. Junto con el alto mando de las Fuerzas Armadas de Rusia, el presidente gestionaría el lanzamiento de los misiles balísticos desde los silos y submarinos.

Este vehículo aéreo sería capaz de permanecer en el aire durante unos días o aún más, si hay posibilidad de repostaje.

La idea de crear tal avión nació durante la Guerra Fría en EEUU. La empresa Boeing construyó en la década de los 70 cuatro E-4B —aviones de mando y control de la Fuerza Aérea de EEUU conocidos como 'Vigilantes Nocturnos' (Nightwatch)—. Desde entonces, uno de ellos acompaña permanentemente al presidente de EEUU durante sus viajes.



Estas aeronaves están atendidas por un escuadrón especial de la Fuerza Aérea. Entre sus características se destacan la falta de ventanillas y una "convexidad" sobre el carenado delantero en el cual se ubica el equipo de comunicación.

Además, los E-4B disponen de un cable de longitud de varios kilómetros que sirve para ponerse en contacto con los submarinos al ser tirado del avión en pleno vuelo.

Los informes más reciente acerca de este 'búnker volador' de EEUU fueron publicados al comienzo de 2015, cuando se anunció el plan de actualizar sus sistemas de comunicación.

¿Y qué hicieron los rusos?

La URSS empezó el proyecto del desarrollo de sus propios aviones del 'Día del Juicio Final' en la década de los 80. Su construcción contó con la participación de la Corporación de Producción 'Poliot' —uno de los mayores fabricantes de aviones y naves espaciales del país—. Así, a principios de los 90 salió a la luz una serie de seis vehículos aéreos que en la actualidad se basan en el aeródromo militar Chkálovski.



No obstante, hay escasa información acerca de sus características. Se sabe que dos de ellos —los IL-82 (Il-76VPK)— alcanzan una velocidad de 780 kilómetros por hora y tienen un alcance de vuelo de 6.800 kilómetros. Además, según un portal dedicado a los equipos militares, son aeronaves "adicionales" que sirven para distraer la atención de las "principales".

Otros son los Il-80 (Il-86VKP) de velocidad de 850 kilómetros por hora y de alcance de vuelo de 3.600 kilómetros. Según varias fuentes, uno de ellos voló en 1990 al cosmódromo Baikonur para someterse a unas pruebas. A bordo, fue ordenado el lanzamiento de un misil balístico que alcanzó con éxito el objetivo potencial.

El exterior de los aviones rusos se asemeja a los construidos en EEUU. También tienen una "convexidad" en la "cabeza", tampoco disponen de ventanillas. Se informa que están equipados con una antena larga que posibilita ejercer control sobre los sumergibles.



Además, los Il-80 disponen de una antena de recepción de onda corta; antena de transmisión de onda corta ubicada en el radomo radiotransparente; antena de transmisión de onda superlarga de cable de 4.000 metros de largo; antena de transmisión de onda superlarga, ubicada en el plano fijo vertical; antena de comunicación de relé, ubicada en la parte superior y la parte inferior del fuselaje; antena de onda ultracorta y antena de comunicación con las unidades de las Tropas de Misiles de Designación Estratégica (RVSN).

La característica más interesante de los Il-80 es su sistema unificado Zveno que coordina el trabajo de las antenas del avión con otras antenas, proporcionando comunicación con las unidades estratégicas tanto subterráneas como terrestres.

Status-6

Las aeronaves rusas del "Día del Juicio Final" siguen modernizándose. Así, en 1991 el Ministerio de Defensa de la URSS contrató a la empresa Poliot para la construcción del sistema de comunicación de segunda generación Zveno-2 y a la Oficina de Diseño Iluishin para la actualización de los cuatro Il-80.

Sin embargo, tan solo en 2015 fueron llevados a cabo pruebas del sistema Zveno, que por el momento integra el equipo del primer Il-80 modernizado.



Además, en noviembre de 2015 aparecieron los primeros informes mediáticos de Status-6 —sistema nuclear oceánico multipropósito—. A primera vista puede parecer que no tiene que ver nada con los aviones y los equipos de a bordo. No obstante, Status-6 presupone la construcción de submarinos no tripulados con cargas nucleares.

Estas cargas podrán separarse del sumergible, acercarse a las costas enemigas y destruir toda la infraestructura costera.

Lo más interesante es que estos submarinos drones con ojivas nucleares serían gestionados desde el propio avión del 'Día del Juicio Final'.

Asimismo, actualmente la empresa Poliot está desarrollando un nuevo sistema de telecomunicación de tercera generación —Zveno-3S—, que podría instalarse sobre las nuevas aeronaves que se construyen sobre la base del avión tetrarreactor de fuselaje ancho Il-96.

Marina china tendrá su mayor portahelicópteros en 2020



China construye un nuevo buque-muelle portahelicópteros de desembarco, que será el mayor de su tipo al servicio de la Marina y cuya entrega se prevé para 2020.

El rotativo señala que las naves de ese tipo se están construyendo en los astilleros de la compañía Hudong Zhonghua Shipbuilding, de Shanghái.

“La construcción de los barcos de tipo 075 llevará más de dos años. El primero se botará como muy pronto en 2019 y entrará en servicio en 2020”, informa este miércoles el periódico South China Morning Post, citando fuentes militares chinas.

El mencionado buque-muelle portahelicópteros de desembarco tendrá 250 metros de longitud y la capacidad de transportar hasta 30 helicópteros.

Los futuros buques fortalecerán las Fuerzas Navales chinas, señala el portal en momentos en que crece la tensión entre Pekín y Washington en torno a las aguas disputadas en el mar de la China Meridional, donde el gigante asiático ha construido islas artificiales, a las que ha provisto de instalaciones militares con poder defensivo.



Por otro lado, China ha aumentado también las patrullas marítimas en un contexto de tensiones con Taiwán, cuyo gobierno recientemente denunció el despliegue cerca de su frontera con el gigante asiático de misiles chinos Dongfeng 16 (DF-16).

Pekín considera a Taiwán una provincia díscola que en 1945 se separó del resto de la nación. Desde entonces, China insiste en el principio de 'una sola China' y resalta el hecho de que Taiwán no tiene estatus de nación ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), así como en la mayoría de los órganos internacionales.

De acuerdo con el analista militar de Macao Antony Wong, los referidos portahelicópteros se asemejan por sus dimensiones a las naves universales de desembarco del tipo Wasp de la Marina estadounidense, que son las mayores de este tipo en el mundo.

‘EEUU planea desplazar su base aérea de Turquía al norte de Siria’

Primera imagen de la base aérea de Al-Tabqa publicada por las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS), después de que sus combatientes arrebataran a los terroristas de Daesh el aeródromo, ubicado en la provincia siria de Al-Raqa, 27 de marzo de 2017.

Estados Unidos tiene planeado desplazar su base aérea de Incirlik, en Turquía, al aeropuerto estratégica de Al-Tabqa, en el norte de Siria.

Según informó el martes el portal Al-Masdar News, citando a un comandante de las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS), la coalición dirigida por EE.UU. utilizará la recién liberada base aérea de Al-Tabqa, en la provincia de Al-Raqa, para acercarse más al escenario de conflicto con el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en Siria.

Los aviones de la coalición usarán Al-Tabqa en lugar de Incirlik”, ha asegurado Naser Haj Mansur, el comandante de las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS).

Estas declaraciones se producen días después de que las FDS publicaran el lunes imágenes de drones en las que mostraban a sus combatientes haciéndose con el dominio total del aeropuerto militar de Al-Tabqa, a unos 58 kilómetros de Al-Raqa, donde se encuentra también el bastión principal de Daesh.



Este plan también podría ser una respuesta estadounidense a las amenazas de Turquía de dejar sin efecto el permiso que otorgó a las fuerzas de la coalición anti-EIIL para el uso de la base aérea turca.

La coalición liderada por Washington, que en ningún momento ha obtenido permiso del Gobierno sirio para iniciar ofensivas contra EIIL en territorio sirio, había sin embargo establecido con anterioridad algunas bases militares en el país árabe: una al sur de Kobani (norte), otra en Rmeilan (Al-Hasaka) y la última en Al-Shaddadi, también en Al-Hasaka.

El Gobierno de Damasco, no obstante, ha expresado en reiteradas ocasiones su rechazo a estas operaciones, denunciando que sin coordinación con las autoridades del país cualquier ataque a Daesh en Al-Raqa de EE.UU. o del Ejército turco será “ilegítimo”.

De hecho, las autoridades sirias acusan a Washington de estar buscando desmembrar el país y dañar la soberanía territorial y la unidad sirias apoderándose de Al-Raqa.

fuente: http://www.hispantv.com/noticias/siria/337157/estados-unidos-base-aerea-tabqa-incirlik-raqqa

Putin aumenta militares del Ejército por primera vez en 10 años



Las Fuerzas Armadas de Rusia contarán a partir del julio con 10 mil personas más, en aplicación de un nuevo decreto del presidente ruso, Vladimir Putin.

La orden presidencial, publicada este miércoles y entrada ya en vigor, fija la plantilla de las Fuerzas Armadas en 1,89 millones de personas a partir del 1 de enero de 2017, y a partir del 1 de julio en 1,9 millones, de los que 1.013.628 serán efectivos militares.

Este aumento del personal del Ejército ruso es el primero en casi diez años. Un decreto presidencial del 28 de diciembre 2008 fijó su cantidad máxima en un millón de efectivos, estableciendo el 1 de enero de 2016 como plazo para alcanzar este nivel.

En julio de 2016, la plantilla de las Fuerzas Armadas aumentó ligeramente (por primera vez desde el 2008), pero el número de efectivos militares se mantuvo inalterable.



Ese incremento del personal militar, aunque sería de menor importancia, se produce en momentos en los que, con la ayuda de EE.UU., los Estados bálticos han tomado medidas para aumentar su capacidad ante una supuesta "amenaza rusa".

Desde que comenzó la crisis de Ucrania, la demanda de nuevo equipamiento de defensa en los países bálticos se ha duplicado, y se duplicará de nuevo en los próximos dos años, según un análisis llevado a cabo por la firma británica IHS Markit.

Ante todo ello, Moscú ha desplegado, entre otras medidas, misiles balísticos de corto alcance tipo Iskander-M (SS-26 Stone) en el enclave de Kaliningrado, territorio ruso entre Polonia y Lituania, país este último donde hay desplegados 1200 soldados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

fuente: http://www.hispantv.com/noticias/rusia/337155/putin-ordena-aumenta-militares-ejercito