Buscar en este blog

miércoles, 1 de marzo de 2017

México se arma (3/5); Buscando el avión caza para México; ¿F-16, SU-30MK1, Mig-35, Saab Grippen NG o J-10?


Como he mencionado, la mayoría de las naves adquiridas hasta el momento por México son eficientes para el combate al narcotráfico y la delincuencia organizada, pero no así para hacer frente a una agresión extranjera.

Es por eso que el gobierno federal se ha propuesto seriamente reforzar las fuerzas armadas del país con equipo moderno y altamente eficiente, capaz de hacer frente a una posible agresión del exterior.  Y viendo las condiciones actuales a nivel internacional, es que se han hecho los estudios pertinentes y se ha asignado el presupuesto para renovar la flota de aviones caza interceptores y de superioridad aérea, pues la vieja flota de aviones F-5 ha quedado totalmente desfasada y obsoleta, es por eso que el año pasado se dieron de baja del servicio activo y se ha comenzado a buscar su sustituto.

Mucho se habló de la posibilidad de que México adquiriera un escuadrón de los aviones caza Grippen NG de la sueca Sáab.  Sobre todo después de que Brasil consiguiera firmar un contrato con la compañía para fabricarlos en su territorio, con lo que se abaratarían los costos de producción y, por lo tanto, sería más económico adquirirlos.

Cabe hacer mención que, sin duda son una excelente opción para un país como México, que no dispone de un gran presupuesto para defensa. 

Estos aviones caza tienen uno de los más bajos costos por hora de vuelo, además, la empresa fabricante está dispuesta a transferir tecnología a los posibles compradores, claro, siempre y cuando se trate de la compra de una cantidad considerable de aparatos, como mínimo, unos 24; y México requeriría como mínimo esa cantidad de aviones, pues tenemos un territorio y aguas territoriales extensas.

Otra ventaja es que al ser suecos estarían menos propensos a ser saboteados, es decir, su aviónica, informática y control de armas estarían mejor protegidos de posibles hackers; algo así le ocurrió a Argentina durante la guerra de las Malvinas, cuando el fabricante francés de los misiles Exxocet suministró los códigos de bloqueo a las fuerzas inglesas, inutilizando de esa manera los misiles argentinos.  Este avión, el Grippen NG, es de las mejores opciones por su relación Costo-beneficio.

También se llegó a mencionar como posible opción de compra a los aviones caza rusos/indios SU-30MK1 y SU-27, pero parece que no se llegó a un acuerdo.   Estos aviones rusos, específicamente el SU-30MK1, es más avanzado en varios aspectos a los Grippen NG por ser más pesado, potente y con mayor capacidad de carga útil al utilizar dos motores turbo-reactores con capacidad vectorial, pero su coste por hora de vuelo aumenta, aunque el coste por unidad del Grippen es superior; pero sin duda, sería una mejor opción para México, considerando su mayor alcance, potencia y autonomía, así como por poseer un arsenal más extenso, comparado con los Grippen.  Quizá la mayor desventaja sería la reticencia del fabricante ruso Sukhoi a hacer transferencia de tecnologías en algunos casos.

Los Sukhoi SU-30MK1 de la Fuerza Aérea India vapulearon a los aviones de combate del Reino Unido Eurofighter Typhoon en el ejercicio "Indradhanush 2015"; seguramente harían lo mismo con los F-16 pues el Typhoon es un avión mas avanzado que éstos.

Claro, si me preguntan, la mejor opción serían los Su-35S o los MIG-35, pero eso ya es hablar de ligas mayores, pues el coste de los aparatos y su mantenimiento aumenta considerablemente con respecto a los modelos anteriormente mencionados.  Pero se tendría como ventaja la dificultad para poder sabotearlos, pues al ser tecnología rusa es poco probable que éstos suministren los códigos y la arquitectura de los sistemas informáticos a los posibles rivales de México en una hipotética confrontación militar con alguna potencia extranjera.

Otra buena opción por su relación costo-benéfico son los chinos J-10B. Este avión ha sido diseñado para ser útil tanto en funciones de caza, como de bombardero; a su vez está optimizado para la operación todo-tiempo (día y noche).  En este caso también habría cierta confianza en que no serían descubiertos los secretos del avión al hipotético enemigo, de México,  por las autoridades chinas.

Cabe hacer mención que todos los modelos anteriormente expuestos pertenecen a la cuarta generación de aviones caza; pero el SU-MK1 y el Saab Grippen NG incorporan radares tipo AESA, (radar de barrido electrónico activo), con la capacidad de rastrear múltiples objetivos a la vez y atacar simultáneamente al menos a tres de ellos. También todos disponen de moderna aviónica computarizada( fly by wire system), control por fibra óptica y misiles de ultima generación. En algunos casos, como el Grippen NG y el J-10 chino poseen un recubrimiento furtivo.   

El radar AESA y el recubrimiento furtivo son una característica propia de los aviones caza de quinta generación, por lo tanto, se les podría designar como cazas generación 4++.

Pero parece que finalmente se ha tomado una decisión y el gobierno mexicano ha optado por 24 reactores de caza Lockheed Martin F-16 Fighting Falcon.  


En lo personal creo es una mala decisión, pues este aparato ya está en sus últimos años de servicio, porque se fabrica desde 1978.  En el ejército estadounidense se dará de baja del servicio activo en el año 2025; eso nos puede dar una idea de lo anticuado que está resultando actualmente; también Israel y muchos países occidentales tienen previsto dejarlo de utilizar en los próximos años.  Esos países lo sustituirán por los modernos Lockheed Martin F-35 Lightning II, que en el caso de México, resultan ser bastante onerosos para el erario público, además de que se les ha encontrado numerosas fallas técnicas y estructurales; quedando descartada definitivamente su adquisición.

Claro, están las opciones de aviones caza de quinta generación, como el mencionado Lockheed Martin F-35 Lightning II, el ruso Sukhoi SU-T50, los chinos J-20 Y J-31, e inclusive el japones Mitsubishi X-2, o el coreano KF-X.  En el caso del coreano y el japones, aún están en fase de desarrollo, proyectándose su producción en serie alrededor del año 2025 para el caso de Corea y 2020 para el caso japonés.

Pero estos aviones caza ya se salen del presupuesto, y por mucho, que tiene el gobierno mexicano para sustituir su vieja flota de aviones jet F-5.   En todo caso, creo sería buena opción adquirir unas cinco unidades del SU-T50 para reforzar las capacidades del ejército mexicano, pues además de funcionar como aviones interceptores caza de última generación, también pueden utilizarse como pequeñas plataformas de alerta temprana y control aéreo tipo “AWACS”, además de que, sin duda, es el avión más moderno y eficaz del mundo actualmente en producción.

En el aspecto del control del espacio aéreo nacional y vigilancia de las fronteras, el gobierno mexicano se ha fijado la tarea de armar una plataforma moderna y eficaz compuesta por radares de gran alcance móviles y sistemas aerotransportados de alerta temprana AWACS, denominada SIVA (Sistema Integral de Vigilancia Aérea); constituida por el avión Embraer de alerta temprana y control aéreo (AWACS) modelo 145 AEW&C y los Airbus CASA CN-235 300M Persuader; pero también con drones de largo alcance como el israelí Elbit Hermes 900 y el mexicano Hidra Ehecátl S4.

En días recientes se ha confirmado la adquisición adicional de varias unidades más de drones medianos israelíes modelo Hermes 900. Este es un UAV (vehículo aéreo no tripulado) de tamaño medio y de múltiples usos israelí diseñado para desarrollar misiones tácticas de media altitud y larga duración

Pero a pesar de todo este despliegue de armamento aún sigue siendo insuficiente dada la extensión del territorio mexicano, así como para hacer frente a una posible agresión extranjera; pues a pesar de poder vigilar los cielos y aguas territoriales nacionales aún no se cuenta con una herramienta eficaz para defenderlos; no hasta que lleguen los aviones caza F-16, y aún así, no es suficiente.  Es por eso que México se ha propuesto adquirir modernos sistemas de defensa antiaérea, pues el país no dispone de ningún sistema de ese tipo.  

Es así como está estudiando las diferentes opciones, interesándose en los sistemas rusos de defensa antiaérea Pantsir-S1, S-250 y S-350E; el noruego NASAMS II y el chino HQ-9.  De todas las opciones sin duda la mejor es el S-350E, pero también es muy costoso; la otra opción sería el Pantsir-S1 dado su relativo bajo costo y eficacia demostrada; otra muy buena opción es el NASAMSII pero es quizá el más costoso de todos los considerados; tal vez la mejor opción sería el chino HQ-9 dado su relativo bajo coste, su eficacia y alcance.

En el año 2014 se hizo la compra al consorcio franco-estadounidense Thales-Raytheon Systems de cuatro radares GM-400; estos dispositivos tienen un alcance de 400 kilómetros y además pueden ser transportados en una plataforma móvil.

También debemos tomar en cuenta el proyecto mexicano de crear un avión caza nacional, cosa que nos ayudaría a entender por qué no se compra un mayor lote de aviones F-16; su adquisición sería para cubrir la necesidad urgente de disponer de interceptores modernos, pero no son suficientes, pues esa tarea será relegada en el avión caza mexicano que está en desarrollo.

Su fabricación se tiene proyectada que sea antes del año 2030, que pueden parecer muchos años, pero si consideramos que son solo 15 años y que el desarrollo de un avión es tardado, ya no se ven como tantos; sobre todo si consideramos la casi nula experiencia de los científicos e ingenieros mexicanos en la construcción de aeronaves sofisticadas.  Actualmente ya se cuenta con un prototipo de avión experimental llamado PE-210.

No hay comentarios:

Publicar un comentario