Buscar en este blog

domingo, 19 de febrero de 2017

El primer tanque de guerra construido en Latinoamérica fue mexicano

El "TNCA Salinas" o simplemente "Tanque Salinas" es el primer tanque Mexicano y de Latinoamérica.

En 1917 fue diseñado por el piloto aviador Alberto Salinas Carranza, sobrino de Venustiano Carranza, y construido para el Ejército Constitucionalista en los Talleres Nacionales de Construcciones Aeronáuticas.

Sobre su nombre y sobre estos Talleres quiero dedicar un gran párrafo.

A principios del siglo XX, la aviación comenzó a expandirse alrededor del orbe y los sucesos políticos y militares, como la Primera Guerra Mundial, contribuyeron a su desarrollo y perfeccionamiento. En México, el Movimiento Revolucionario trajo consigo una severa escasez de armas, esta situación llevó a los grupos beligerantes a una fuerte dependencia de los mercados extranjeros. Para obtener equipo, vituallas y parque, las facciones revolucionarias recurrieron al contrabando y al mercado negro. Pero entre 1915 y 1917, el grupo constitucionalista planteó la urgente necesidad de que el ejército fuera autosuficiente en sus aprovisionamientos, lo que llevó la reapertura de las fábricas de armas, de pólvora, etc. Fue así como se establecieron en 1915 la Escuela Militar de Aviación y los Talleres Nacionales de Construcción Aeronáutica, durante el gobierno de Venustiano Carranza.

 EL T-N-C-A comenzó simplemente como taller de mantenimiento de la pequeña y antigua flota, pero fueron creciendo paulatinamente hasta modernizarse, tener una capacidad considerable y culminar con la fabricación total de aviones, en pequeña escala, y de equipos, tales como hélices y motores de diseño local para el Gobierno Federal, el cual fue su principal cliente. Pronto llegó a contar con las siguientes secciones; Técnica para proyectos, Dibujo, Carpintería con herramientas mecánicas y eléctricas, Mecánica equipada con tornos eléctricos, Química con laboratorios para pruebas de materiales diversos, Fundición dotada por cuatro fraguas, un ventilador Krupp, y un martillo de vapor, así como Motores y Vestidura. Gustavo Salinas con la ayuda de los ingenieros Juan Guillermo Villasana y Francisco Santarini, logró integrar un selecto grupo de personas magníficamente capacitadas que incluía a dibujantes, proyectistas, aeromodelistas, fundidores, torneros y mecánicos. De esta epoca proviene el Primer Tanque Mexicano y Latinoamericano, y del mismo origen proviene la denominación "T-N-C-A Salinas".

Se trata de un tanque pesado usado como soporte de la infantería. De hecho, este fue uno de los primeros blindados a nivel mundial en contar con orugas. Fue un símbolo de desarrollo nacional ya que en la época de revoluciones internas y de vehículos improvisados, y aunque el ensamblaje del tanque tomó un poco de tiempo, los mexicanos quebraron la idea de que no podrían crear un vehículo de estas características. Cabe destacar que aunque los detalles de la lucha revolucionaria en México es notablemente diferente a la del frente occidental, el blindado fue inspirado por el tanque Mark I inglés que vio fuego en la Primera Guerra Mundial, del que comparte muchas similaridades.

La característica principal fue la instalación de una placa de blindaje frontal oblicua a la tronera de cañones y de ametralladoras en las barquillas laterales. En el techo del casco se colocó una cabina en forma de caja masiva, con espacio para el conductor y el comandante del vehículo. Por lo tanto, una tripulación completa del tanque constaría de 6 a 8 individuos.

En cuanto a la planta de propulsión, se puede suponer que el tanque estaba equipado con un motor a gasolina con capacidad de 90 a 100 caballos de fuerza y transmisión manual. El chasis utilizado usaba una suspensión bloqueada de rodillos, rieles delanteros y tracción trasera. La rama superior del circuito de vía, extraído de las orugas de acero, al parecer tenía apoyo de los carriles de guía de metal.

El arma principal del tanque consistia en un cañón revolver de cinco tiros de 4,7 cm que era de una buena precisión de fuego y rápida recarga. Pero este cañón sólo podía ser implementado en combate cercano y tenía la desventaja de que la tronera junto con el pedestal suponían un peso de unos ~580 kg.

En algún lugar leí que se pudo haber probado un cañón de 7,5 cm pero al no encontrar la fuente lo dejo como mención.

No se sabe cuantos ejemplares del T-N-C-A Salinas se fabricaron, si es que acaso se produjo en serie, lo que sí consta es que al menos uno fue construido, tal y como evidencian las fotografías históricas. Los datos sobre su performance tampoco se pudo encontrar. Vale mencionar que fuentes mexicanas sugieren que el número de "Tanque Salinas" podría ser más de uno, pero no se puede confirmar.

Sobre su desempeño en combate no existe documentación que indique que alguna vez fuera empleado, a pesar de las numerosas revueltas que hubo en el país a lo largo de los años veinte. De nuevo, alguna fuente informal menciona su uso en la Guerra Cristera de 1926, participando en las batallas con los rebeldes en la etapa final de los acontecimientos revolucionarios, pero el hecho de que sea un vehículo de bajo alcance lo dificultan.

En la década de los treinta, este tanque, abandonado a su suerte, fue convertido en una caseta de vigilancia a la entrada de la Base Aérea Militar de Balbuena. La llegada de un nuevo tipo de blindado al Ejercito Mexicano lo haría obsoleto frente a los modernos tanques Marmon-Herrington.

Algunos detalles del Salinas.

País; México.
Año; 1917.
Fabricante; Talleres Nacionales de Construcciones Aeronauticas, (T-N-C-A), en Balbuena, Ciudad de Mexico.
Peso; ~20.000 kg.
Tripulación; de 6 a 8 integrantes.
Longitud; ~7,00 metros.
Ancho; ~2,00 metros.
Alto; ~3,00 metros.
Despeje; 0,50 metros.
Armamento principal; un cañón revolver de 5 tiros de 4,7 cm Hotchkiss. Modernización a un cañón 7,5 cm.
Armamento secundario; 2 ametralladoras.
Motor; A gasolina.
Transmisión; Mecánica.
Suspensión; Ruedas de los bogies suspensión cerradas, orugas de acero.
Radio; No se observa sistema de comunicación.




No hay comentarios:

Publicar un comentario