Buscar en este blog

sábado, 28 de enero de 2017

Armata vs. Abrams ¿quién será el vencedor?



El innovador tanque ruso T-14 Armata sería un enemigo feroz en la batalla para el carro de combate norteamericano Abrams y los misiles antiblindado clase TOW. El diario National Interest analizó las características de los participantes de esta contienda figurada y respondió quién sería el dominador de la misma.

En un artículo reciente, el medio compara las características de ambos tanques y la capacidad de maniobra del Armata frente a los misiles antitanque estadounidenses.



El resultado de una supuesta contienda entre el blindado ruso T-14 y el norteamericano Abrams de las últimas modificaciones —M1A2 SEP v2 y M1A3— dependería de quién detectase primero al enemigo.

En esto sentido, se respetaría la 'regla' de combate de blindados que prevalece desde hace decenas de años, que determina que el primer atacante suele ganar el enfrentamiento.

Los nuevos proyectiles guiados le permitirían al Abrams alcanzar los blancos a una distancia de 12 kilómetros. Los Armata, no obstante, también están equipados con misiles antitanque guiados. La conclusión que extrae el medio es clara: se llevaría el gato al agua quien disparase en primera instancia contra el rival.

Así, "la manera en que el Armata actuaría en el campo de batalla depende mucho también de los sensores del tanque" y su capacidad de detección del enemigo, prosigue la publicación.



Vehículo contra misiles

El T-14 está equipado con herramientas avanzadas que nunca antes fueron aplicadas en otros carros de combate. Por ejemplo, cuenta con una torreta no tripulada y el blindado pasivo múltiple.

A esto hay que unir una defensa dinámica y el sistema de protección activa Afganit, que es capaz de abatir misiles antitanque en pleno vuelo y neutralizar los impactos antes de que se produzcan gracias a su sistema de guerra electrónica.

Además, el sistema de defensa activa haría que Armata fuera capaz de contraatacar a los TOW.

Finalmente, el entramado de protección dinámica Relikt disminuiría la posibilidad de que el blindaje del tanque se viese dañado.

"Ni siquiera en ausencia de Relikt sería posible romper el blindado frontal de Armata", expone el diario.



En cuanto a los misiles que caen a plomo —y así evitan el riesgo de ser abatidos, debido a que el ángulo de impacto es difícil de interceptar—, Afganit y Relikt serían menos eficaces.

No obstante, el diseño de Armata permite aislar las municiones del compartimento respecto de la tripulación. En dicho caso, únicamente las capacidades operativas del carro de combate sufrirían daños, mientras que los operadores estarían a salvo y podrían escapar del campo de batalla con vida.

Además, el sistema de guerra electrónica permanecería eficaz contra las municiones de tipo TOW. Así, para impactar el T-14, habría que lanzar múltiples cohetes TOW, lo que obligaría a la presencia en el campo de batalla de vehículos auxiliares, portadores de lanzaderas para este tipo de misiles, según el medio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada