Buscar en este blog

viernes, 27 de enero de 2017

El Papa ordena la disolución de la Orden de Malta por su infiltración masónica; algunos líderes católicos en EEUU se rebelan acusándole de conspirar contra Trump



Si estamos en el momento final, todas las conspiraciones que aprendimos en la era post 11-S se han de aclarar (y resolver) en estos meses. (Y hemos de estar dispuestos a reaprender porque estamos viviendo el momento del Apocalipisis o “caída del velo”).

Os he ido contando la “movida” en torno a los Caballeros de Malta (la orden secreta vaticana) con el propio Trump, a cuenta del apoyo que estos le han proporcionado y dos fracmasones italianos que sirvieron información al magnate sobre la conexión vaticana con Hillary Clinton.

Después de que el Papa Francisco destituyera a su gran maestro, le obligara a expulsar a los masones de su orden, y tras la rebelión de los citados caballeros diciéndole que “no se metiera en sus asuntos”, el papa jesuita ha ordenado “destruir la soberanía de los Caballeros de Malta”, según reza este diario católico, o lo que es lo mismo: disolverla.

En resumidas cuentas, este affaire pone de manifiesto dos cosas:
1-Que el Papa jesuita ha maniobrado conjuntamente con Podesta y Hillary para derribar la credibilidad de Trump (a través de dos hackers rusos que intentaron sostener que Trump era un agente ruso).

2-Que los Caballeros de Malta han sido (seguramente, a lo largo de la historia) una infiltración de la masonería dentro de la iglesia católica, pero enfrentados a los jesuitas, lo cual niega una de las teorías más extendidas en el mundo conspiranoico (que sostiene que los jesuitas controlan a la masonería y los judíos, cuando estos grupos son muy anteriores).

Pero atención porque el asunto (que promete desenrollar la madeja de la Gran Conspiración) no se queda aquí, pues una serie de figuras católicas norteamericanas se han rebelado contra el papado de Francisco, acusándole de “marxista”, acusándole de haber colaborado con la CIA, Hillary y Obama para destituir al anterior Papa Benedicto. El titular -evidentemente, muy sensacionalista- afirma que Trump podría hacer caer al Papa Francisco, pero visto cómo de directo va Trump, entra dentro de lo posible que se enfrente directamente con el Vaticano.

Por supuesto, cada día queda más claro que Trump es un sionista.
Como digo, estas informaciones anuncian el esclarecimiento de la conexión entre las diferentes sociedades secretas y los diferentes poderes religiosos.



FUENTE: Rafapal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada