Buscar en este blog

martes, 10 de enero de 2017

EEUU es incapaz de detener un misil norcoreano lanzado hacia su territorio

Un interceptor terrestre de Estados Unidos es bajado al silo de misiles en Alaska.

El Pentágono advierte que los sistemas interceptores terrestres de EE.UU. aun no pueden derribar un misil, con armas nucleares, dirigido a costas occidentales.

La red de radar y comunicaciones combinada con misiles, que está radicada en los estados de California y Alaska, ha demostrado solamente una “capacidad limitada para defender a Estados Unidos de un pequeño número de misiles balísticos intercontinentales”, dice la oficina de pruebas de armas del Pentágono en su último informe.

El reporte del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono), a cuya copia tuvo acceso el lunes el portal norteamericano Bloomberg, fue enviado a los comités de defensa del Congreso estadounidense ante las amenazas esgrimidas por Corea del Norte acerca de atacar el continente americano con un misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés).

La probabilidad de que estos sistemas, valorados en 36.000 millones de dólares, tuvieran éxito en interceptar un misil entrante no puede ser cuantificada con ninguna precisión “debido a la falta de pruebas en tierra” que cuenten con un apoyo de “modelado y (de) simulación” verificado.

Según recuerda Bloomberg, la evaluación de la oficina de pruebas del Pentágono no se diferencia prácticamente de la del año anterior porque se generaron muy pocos nuevos resultados para justificar un cambio, incluso pese a que la amenaza de Pyongyang ha ido en aumento, situación esta última que fue respondida por el presidente electo de EE.UU., Donald Trump, con un “no ocurrirá”.



Además, la citada oficina alerta que la “confiabilidad y disponibilidad de los interceptores operacionales” también es baja, ya que la Agencia de Defensa Antimisiles del Pentágono continúa descubriendo nuevos defectos y “modos de falla” durante los ensayos, aunque su director, el vicealmirante James Syring, insiste en que tiene una “alta confianza” en estos sistemas.

Syring anunció el lunes que el próximo intento para interceptar un misil ficticio está previsto para un período comprendido entre abril y junio, el cual será el primero desde una prueba exitosa en junio de 2014. Cabe señalar que en 2010, se llevaron a cabo dos ensayos que acabaron en fracaso, hecho que llevó al Ejército estadounidense a realizar un gran esfuerzo para corregir las fallas relativas a la ojiva del interceptor, las cuales, conforme a Syring, ya están corregidas y verificadas.

Entre tanto, Laura Grego, analista de defensa de misiles de la Unión de Científicos Preocupados, declaró el año pasado que en ninguna de las pruebas de interceptación desde 2010 se utilizaron objetivos que representasen amenazas reales o contramedidas complejas.

Estos hechos se conocen después de que Christopher Hill, exdiplomático estadounidense para diálogos con Corea del Norte, subrayara el pasado sábado que Pyongyang podría afirmar con credibilidad, dentro de cuatro años, que puede golpear a Estados Unidos con un arma nuclear.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada