Buscar en este blog

lunes, 16 de enero de 2017

La "OTAN" musulmana está condenada al fracaso



Uno de los temas principales de las últimas semanas es la creación de la Alianza Militar Islámica. La 'OTAN musulmana' consiste de 39 países del mundo islámico, y al parecer representa el nuevo eje del poder en la región. Sin embargo, varios especialistas cuestionan la viabilidad del proyecto. El experto iraní la política regional, Farzad Ramazani Bonesh, presentó a Sputnik su visión.

Una de las causas de las discusiones en la prensa acerca de la nueva alianza es el nombramiento del ex general pakistaní Raheel Sharif como comandante en jefe del ente. El experto explica que Arabia Saudí desde hace rato trataba de 'contratar' a un militar tan experimentado, por lo tanto la organización estuvo negociando con el alto oficial acerca de su futuro cargo durante mucho tiempo.



Durante los últimos años Arabia Saudí ha estado intentado poner a Pakistán en contra de Yemen por medio de atraer a los militares pakistaníes a las filas de su Ejército. No obstante, siendo miembro de la Alianza militar islámica (Imaft, por sus siglas en inglés) encabezada por el reino saudí, Pakistán adoptó una postura relativamente imparcial respecto a esta cuestión", asegura Bonesh.

El politólogo señala que para los militares pakistaníes la coalición liderada por Riad se parece más a la alianza pro-suní contra los chiíes que a la alianza islámica contra el terrorismo. Es que la 'coalición musulmana' no incluye a Irán, Irak y Siria.

En el marco de las negociaciones con los saudíes, Raheel Sharif declaró que una de sus condiciones es la participación de Teherán en la alianza y la mediación pakistaní en las negociaciones entre Irán y Arabia Saudí.


La idea de crear su propio bloque militar se estaba concibiendo desde hace mucho puesto que a Riad no le gustaba que el destino de Oriente Medio se decidiera en Washington, Londres y Moscú, se señala. El enfriamiento de las relaciones con Washington y las insinuaciones de EEUU con Irán preocuparon a Riad. En diciembre de 2015 por fin esto ha sucedido, se creó el bloque islámico.

"La idea de la 'OTAN musulmana' desde el principio pareció una quimera: los jugadores demasiado distintos, las metas demasiado diferentes, y falta de un enemigo común. Las declaraciones acerca de la lucha antiterrorista solo provocan una sonrisa dado que varios de sus miembros apoyan indirectamente a los grupos terroristas y los usan para conseguir sus metas", pronunció Bonesh.

Señaló que la efectividad del bloque casi equivale a cero, mientras varios participantes de la alianza dependen económicamente en cierta medida de Riad y no pueden ser considerados como jugadores independientes.
Además, cualesquiera que sean las metas proclamadas por la alianza, en particular la lucha antiterrorista, todo esto parece muy chistoso e ingenuo. Arabia Saudí desde hace mucho tiempo estaba llevando la idea de crear una alianza islámica", recordó el experto.

Agregó que al crear esta organización el reino saudí solo persigue sus intereses, y busca llevar a cabo su agenda política a cargo de otros países musulmanes.

"En este sentido sería erróneo decir que esta alianza será efectiva o exitosa en términos de resolución de las crisis regionales", concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada